Técnicas de estudio: Antes de empezar a estudiar

Técnicas de estudio: Antes de estudiar
Tu posibilidad de éxito o de fracaso, en el estudio o en cualquier otra actividad, será siempre consecuencia del estado de ánimo en que te encuentres. Y este estado de ánimo está influido por tu bienestar físico y mental. A continuación vamos a ver algunos de los aspectos más importantes para lograr los mejores resultados.

Practica deporte

Mente y cuerpo están conectados, de manera que para que la mente funcione correctamente debes contar con una buena forma física.

Te recomendamos que practiques deporte, el que quieras (running, padel, futbol, ciclismo, etc.), no importa. Lo que realmente importa es lo bien que te vas a encontrar y eso va a repercutir en tus estudios.

La práctica de deporte te va a ayudar a liberar tensiones, a encontrarte mejor físicamente y a conciliar el sueño.

“Mens sana y corpore sano”

Duerme las horas necesarias

Si quieres dar lo mejor de ti a la hora de estudiar tienes que dormir las horas necesarias para reponerte y descansar del agotamiento mental y físico. Te recomendamos dormir entre 7 y 9 horas, aunque este tiempo es orientativo.

No solo importa la cantidad de horas dormidas, sino que también es importante la calidad de este sueño. Puedes saber si el sueño ha sido profundo y reparador, ya que si has dormido «de un tirón», seguramente, al levantarse, la sensación será de estar relajado, fresco y dispuesto a rendir al máximo. Sin embargo, si el sueño ha sido inquieto y con interrupciones, lo más probable será despertarse cansado y con pocos ánimos para estudiar.

Un consejo: no quites horas de sueño por estudiar. Es contraproducente.

Sigue una dieta sana y equilibrada

Alguien dijo que somos lo que comemos, bien, pues si quieres ser un buen estudiante tienes que comer bien. Tu dieta diaria ha de ser variada y rica, compuesta de vegetales, pescado, carne, leche, huevos y fruta en abundancia. En definitiva, la dieta mediterránea es tu dieta.

Recuerda que las comidas muy abundantes nunca son aconsejables para nadie. Te sugiero que adquieras la costumbre de seguir el viejo y sabio consejo: «Desayunar fuerte y copiosamente, comer simplemente bien, merendar algo y cenar poco».

Relájate a la hora de estudiar

Es importante que estés relajado en el momento de ponerte a estudiar. Por lo tanto antes de empezar a estudiar tienes que deshacerte de tus preocupaciones y problemas.

Es muy aconsejable, sobre todo para un estudiante nervioso y preocupado, practicar cada día algunas técnicas de relajación.

Puedes probar con la siguiente técnica: en tu misma cama, tendido, con los brazos estirados y las piernas flexionadas sobre una almohada, debes dejar que el cuerpo descanse con todo su peso, mientras entornas los ojos, dejas la boca relajada y entreabierta y te abandonas por completo, aflojando todos los músculos y sin pensar en nada; solo «sintiendo la sensación» de aflojamiento general y abandono por todo el cuerpo. Es importante que durante estos minutos nadie te moleste para nada, ponte una cinta de música suave y relajante, y no te preocupes más que de «abandonarte al descanso» y a la sensación de paz y tranquilidad. Con la práctica llegarás a sentir que tu cuerpo flota como si fuera de algodón, como si no tuvieras huesos ni músculos y fueras una nube que arrastra el viento.

 

Estos vídeos sobre técnicas de estudio los publicaremos periódicamente en este blog y en youtube, de manera que si quieres ser el primero en ver los nuevos vídeos que vayamos publicando te recomendamos que te suscribas a nuestro canal de youtube en este enlace: youtube.com/educalive

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *