Técnicas de estudio: ¿Dónde estudiar?

Técnicas de estudio: dónde estudiar
Además del cómo estudias también es importante el entorno dónde vas a estudiar. Por ello, vamos a detallar algunos aspectos importantes que debe cumplir tu lugar de estudio. Ten en cuenta que el entorno físico que te rodea mientras estás estudiando influye más de lo que crees en la concentración y eficacia del estudio.

Estudia en un lugar cómodo, con buena iluminación y temperatura agradable.

Es importante que el mobiliario que utilices sea lo más cómodo posible y te proporcione la amplitud que necesites a la hora de estudiar. Debes utilizar una silla ergonómica y la mesa debe tener la altura adecuada y la amplitud necesaria (mínima recomendada 1,75×0,75).

Debes estudiar en un lugar donde haya una temperatura agradable. ¿Sabes que el frío nos produce inquietud y nerviosismo y la temperatura excesivamente alta, sopor y fatiga?

La iluminación también es importante, siendo lo ideal estudiar en un lugar donde tengas buena luz natural. Sin embargo, como esto no es siempre posible, deberás utilizar una luz artificial que se asemeje a la natural (amarilla). Te recomendamos que evites las sombras y que la luz se proyecte directamente sobre los ojos, de manera que lo más aconsejable es que la luz esté distribuida homogéneamente por la habitación.

El ruido tiene siempre unos efectos negativos para la adecuada concentración mental del estudiante. Es por ello que te recomendamos que tu lugar de estudio esté aislado, en la medida de lo posible, de ruidos procedentes del exterior (vecinos, tráfico, etc.) y, sobre todo, de los que se originan en el interior de la propia casa (voces, gritos, radio televisión, aspiradoras, secadores, teclados de ordenador…). Si estos ruidos son constantes, el ser humano se adapta mejor, pero ante los ruidos intermitentes es casi imposible concentrarse y rendir intelectualmente.

¿Escuchar música mientras estudias? No siempre.

La mayoría de los expertos no recomiendan estudiar con música, y menos con los auriculares puestos, ya que el estímulo incide de manera directa en el oído y te impide mantener el nivel suficiente de atención y concentración para estudiar.

Si tienes que llevar a cabo una tarea que requiera de máxima concentración mental olvídate de escuchar música porque tu nivel de concentración se reducirá.

En el caso de que tengas que hacer un trabajo que no requiera tanta concentración (ejercicios repetitivos, dibujo, etc.) una música suave de fondo puede ser incluso aconsejable, porque te mantendrá distendido y relajado.

Distracciones relacionadas con la tecnología que nos rodea.

Una buena concentración requiere estar intensamente presente en aquello que se está haciendo y para ello debemos abstraernos de todo lo que ocurre a nuestro alrededor.

Hoy en día estamos rodeados de amenazas que pueden hacer saltar por los aires nuestra concentración en cualquier momento (facebook, twitter, whatsapp, youtube, la televisión, etc.) y una vez que una de estas distracciones nos ha hecho perder la concentración va a costar mucho recuperarla. Por ello, te recomendamos que te aísles completamente de estas distracciones (quita la voz al móvil, cierra las aplicaciones en el ordenador, etc.) y solo las utilices una vez que hayas acabado de estudiar o en los periodos de descanso.

 

Estos vídeos sobre técnicas de estudio los publicaremos periódicamente en este blog y en youtube, de manera que si quieres ser el primero en ver los nuevos vídeos que vayamos publicando te recomendamos que te suscribas a nuestro canal de youtube en este enlace: youtube.com/educalive

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *