Cómo elegir carrera universitaria + Test de orientación

Cómo elegir grado universitario

Puede que te encuentres en estos momentos acabando el bachillerato o que simplemente estés planteándote retomar tus estudios y matricularte en una carrera universitaria. En ambos casos te estarás haciendo la misma pregunta: ¿Qué carrera universitaria debería elegir? ¿Tengo que elegir la carrera universitaria en función de lo que me gusta hacer? ¿Doy prioridad a mis expectativas económicas? ¿Tengo en cuenta lo que me está diciendo mi entorno? Te vamos a dar algunos consejos sobre cómo elegir carrera universitaria y qué aspectos debes tener en cuenta para tomar la mejor decisión posible cuando llegue la hora de la verdad.

Qué debes tener en cuenta para elegir una carrera universitaria

Está acercándose el momento que tanto has estado esperando en tu vida. Por fin comenzarás tu formación para llegar a ser médica, ingeniero de sistemas o profesor de primaria. Justo lo que siempre has soñado. Si te has sentido reflejado en este supuesto, perfecto. Debes estar muy contento de haber llegado hasta aquí y ser capaz de empezar a rozar tu sueño con la punta de los dedos. Pero lo cierto es que, llegado este momento, la mayoría de la gente no tiene claro qué quiere estudiar en la universidad.

Pero, ¿cómo puede ser que a estas alturas aún no sepas qué quieres estudiar? ¿Acaso no te has estado formando en una determinada rama para acceder a unos estudios concretos? ¿No se supone que esto facilitaría las cosas llegado el momento? Bueno, lo cierto es que las cosas nunca son tan sencillas, al menos las que importan. Además, tener que plantearte tu futuro de aquí a unos años vista da un poco de miedo y vértigo. Por eso hoy nos hemos propuesto echarte una mano y darte algunas claves para que esta etapa de elección de carrera universitaria sea para ti lo más sencilla posible.

Lo más importante para elegir carrera universitaria es conócete a ti mismo.

Seamos realistas. En tu búsqueda de los estudios perfectos vas a oír mil y una opiniones, por eso es muy importante que te conozcas bien. Te vas a pasar unos meses en los que todo el mundo va a opinar sobre si eso tiene o no futuro, si a Fulanito esa carrera se le dio muy bien y ahora gana muchísimo dinero o si a Menganito aquel profesor le pareció un hueso y acabó abandonando la carrera que tanto le gustaba. Te suena, ¿verdad?

Pero lo que tal vez no te cuentan es que algunas de las profesiones que antes tenían tantas salidas profesionales hoy en día se encuentran algo saturadas. Que al tal Fulanito le va tan bien profesionalmente porque no tiene vida social ni familiar y pasa trabajando 16 horas al día 360 días al año. Tampoco que lo que le pasaba a Menganito realmente es que le iba de pena y no le gustaba nada lo que había elegido, ya que había empezado una carrera para hacer felices a sus padres y que a él no le gustaba absolutamente nada.

Por todos estos comentarios y verdades a medias que vas a escuchar durante una temporada es muy importante que tengas algunas cosas claras antes de elegir carrera, ya que, si no estás dispuesto a ser un ermitaño laboral ni quieres acabar frustrado en una carrera que odias, debes tener algunos aspectos claros. ¿Quieres sabes cuáles?

  1. Comienza haciendo un listado de tus aficiones, hobbies o intereses para ver si hay alguna carrera que se parezca o que incluya algo que te guste mucho. Puede que te guste mucho pasar tu tiempo leyendo novelas históricas, que te encante ver tutoriales de programación y diseñar tus aplicaciones o que seas un apasionado de la pintura renacentista. Intenta ser lo más honesto posible al realizar esta lista ya que se trata de intentar implementar tus intereses en tu plan de futuro. Eso sí, en esta fase no dejes entrar a tu cerebro, deja que solamente hable el corazón.
  1. Sé realista con tus posibilidades. Con esto no te estamos diciendo que te limites tú mismo o que dejes de soñar con tu futuro, pero sí es importante que intentes mantener los pies en el suelo. ¿Sueñas con realizar tus estudios en la Sorbona de París? Pues para eso debes tener algunos puntos a tu favor, como el conocimiento del idioma, poder asumir el gasto que supondría vivir en París, viajes de avión, etc. Puede que tengas los medios pero no poseas una buena nota o al contrario, por eso es importante tener los pies en la tierra, ver dónde estás y hacia dónde quieres y puedes ir y, sobre eso, hacer tus planes de futuro.
  1. Haz tu propio análisis DAFO. Si lo haces correctamente verás cuales son tus debilidades y fortalezas, podrás estudiar las oportunidades del mercado o qué amenazas tienes que salvar. Es perfecto para hacer un poco de introspección personal y tomar perspectiva general de la situación en la que te encuentras. Aquí te explicamos cómo hacer un análisis DAFO personal y profesional.

Qué carreras universitarias están relacionadas con tus aptitudes e intereses.

Ahora que ya sabes dónde estás, qué cosas te interesan de verdad o qué posibilidades tienes de estudiar en una u otra universidad, ha llegado el momento crucial: debes elegir carrera universitaria.

Tal vez te parezca de lo más importante, y lo es, pero lo más importante es que sepas bien qué opciones tienes para tomar la decisión correcta. ¿No lo crees?

Deja que te cuente una historia real. Hace unos pocos días me encontré con la hija de una amiga a la que hacía mucho que no veía. Actualmente está cursando el bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales y solo le quedan unos pocos meses para hacer la EvAU.

Le pregunté qué quería estudiar y dónde tenía pensado cursar la carrera que, a estas alturas, debería haber elegido o al menos, barajar varias opciones. La chica se quedó mirándome con cara de perdida y me espetó que no tenía ni idea de qué podía estudiar. De hecho, su respuesta fue que tal vez probara con Derecho, que no le gustaba ni se le daba bien, pero que no tenía claro qué opciones tenía con su bachillerato aparte de Relaciones Laborales. Me sorprendí mucho al oír su respuesta.

Esta chica que llevaba estudiando de manera continuada durante 14 años de su vida no tenía ni idea de las opciones de estudios superiores a las que podía acceder con la rama de bachillerato que había elegido.

Al conocerla de toda la vida sé que a ella no se le dan nada bien las asignaturas de hincar los codos, pero que sin embargo es muy buena en matemáticas aplicadas. Ante eso no pude resistirme a hacerle otra pregunta: ¿Has pensado en cursar Estadística, que se te da bien y además es una de las carreras con más salidas en los próximos años? Se quedó perpleja, de repente su cara cambió. Ni siquiera se había parado a pensar en esa opción y estaba dispuesta a realizar unos estudios que ni le gustaban ni se le daban bien simplemente por desconocimiento de las opciones que tenía.

Las consecuencias que habría tenido el hecho de realizar unos estudios que no le gustaban podrían ser horribles: desde el abandono prematuro de la carrera tras un par de cursos, a dejar la universidad o incluso, pasar el resto de su vida levantándose cada día para hacer algo que, si ahora no le gusta nada, probablemente con los años acabase odiando.

Y es que esta decisión, que en principio parece sencilla no lo es tanto. Por eso es tan importante que te informes bien, que leas sobre cada titulación a la que puedes acceder y que de estas opciones te decantes por algo que realmente te guste y se te dé bien. No dejes que te ocurra lo mismo que a la hija de mi amiga, infórmate bien, analiza cada opción y toma una decisión que te guste y que sea factible en tu situación particular.

Por eso es tan importante que te conozcas, que sepas qué te gusta hacer y qué se te da bien. No importa tanto si es un interés a nivel académico o si lo es en tu tiempo de ocio. Lo más importante es saber cuáles son las cosas que te gustan y que te divierten. Una vez que las tengas claras será más sencillo enfocar tu vocación buscando algún grado universitario que incluya algunos de esos intereses. Sí, has leído bien. Aunque no lo creas seguro que esos estudios existen, lo que es probable que suceda es que todavía no lo sepas.

9 Consejos para elegir el mejor grado universitario para ti

Llegados a este punto es necesario que pongamos algunos aspectos sobre la mesa. ¿Qué es mejor para ti? ¿Debes elegir una carrera con muchas salidas profesionales frente a algo que realmente te apasiona? ¿Debes limitar tus opciones por no tener recursos económicos que te permitan ir a esa universidad que sueñas? Pues bien, vamos a darte algunos últimos consejos que pueden ayudarte a decidirte si estás en esta etapa final.

  1. No te dejes influir por nadie. No elijas una universidad o unos estudios que no te gustan simplemente por seguir cerca de tus amigos. No elijas unos determinados estudios porque a tus padres siempre les habría gustado realizarlos y no tuvieron la oportunidad. No dejes que tu entorno decida por ti, ya que lo único que vas a conseguir con ello es pasarte muchos años estudiando algo que no te gusta, por no hablar de el resto de tu vida ejerciendo un trabajo que odias. Es tu decisión, no lo olvides.
  1. Habla sobre tus dudas con tus profesores o psicopedagogos. Te sorprenderá lo bien que pueden llegar a conocerte. Además saben qué tipo de asignaturas te cuestan más o qué asignaturas superas sin el más mínimo esfuerzo. Se dedican a esto y están informados de las tendencias del mundo laboral por lo que puede que te ayuden a tomar una decisión con cierta perspectiva llegado el momento.
  1. Haz un listado de las opciones que tienes. Mira en internet, busca, investiga todo lo que puedas sobre cada una de ellas. Pregunta sin descanso, llama a las universidades, lee opiniones en foros de estudiantes. Toda la información que puedas sacar sobre ellas será bienvenida y puede que te ayude a tomar una decisión cuando sea la hora de hacerlo.
  1. Apúntate a diferentes cursos que estén relacionados con temáticas diferentes. Prueba cosas nuevas y experimenta. Intenta conocer otro tipo de gente que no formen parte de tu círculo habitual. Puede que poco a poco todas esas esas novedades que estás introduciendo en tu vida te hagan descubrir cosas e intereses que ni siquiera conocías y que te ayuden a aclarar tus dudas sobre tu futuro.
  1. Intenta realizar diferentes trabajos esporádicos. A veces desarrollando un trabajo sencillo te sorprendes y encuentras tu verdadera vocación, aunque no se parezca a lo que en principio tenías en mente para ti.
  1. Infórmate de las ferias educativas. Ve a las universidades y pasea por el campus. Acércate a las facultades de los estudios que te interesen e intenta sacar información.
  1. No dejes que tu economía te limite demasiado. Claro que debes tener claro hasta dónde puedes llegar. No es lo mismo acabar unos estudios en una universidad de tu ciudad que tener que mantenerte durante toda la carrera a cierta distancia de tu casa. Ahora bien, ¿factor influyente? Sin duda. ¿Determinante? Para nada. Si lo que realmente quieres es ir a esa universidad que tanto te gusta debes estar dispuesto a hacer ciertos sacrificios, como buscar un trabajo en la ciudad donde vas a estudiar, compartir habitación o estudiar muchísimo para poder asegurarte una beca.
  1. Dale una oportunidad a los estudios que elijas. La mayoría de estudiantes abandonan los estudios universitarios entre el primer y el segundo año. ¿Por qué? Porque es en esos años donde se dan los estudios más genéricos dentro de la carrera. Dale un poco de tiempo, no abandones aunque te parezca que no tienen mucho que ver con lo que pensabas. ¿O creías que ibas a realizar un By-Pass a los tres meses de comenzar medicina? Sé paciente, lo jugoso siempre llega, aunque tarde un poco.
  1. Si tomas la decisión errónea, tranquilo, el mundo seguirá girando un día más. Si este es tu caso no te preocupes, pasa con más asiduidad de lo que crees. Puede que comiences una carrera que creías que te gustaría mucho y que te haya defraudado, o que por puntos acabes cursando algo que ni te habías planteado. No es para tanto, intenta sacar lo que puedas de ese tiempo. Por otra parte intenta tener claro lo que quieres cuanto antes para que, llegado el momento, cambies con una meta clara y una decisión en firme.

Test para elegir carrera universitaria

Si has llegado a este punto y todavía no tienes claro qué estudiar, te recomendamos hacer algún test de orientación vocacional. Hay multitud en la red, pero hemos hecho una selección de los mejores para ayudarte a aclarar tus dudas.

  1. Test orientación profesional de la Universidad Politécnica de Valencia
    Consta de nueve apartados en los que a través de diversas preguntas indaga sobre diferentes aspectos, desde tus aficiones a dónde te ves en el futuro. Tras acabar de responder todas las preguntas que te formula, la UPV te mostrará los dos grados universitarios que mejor se adaptan a tus gustos y habilidades.
  1. Test de orientación universitaria de la Universidad Abat Oliva CEU
    Tras realizar este test obtendrás un resultado de tu perfil vocacional y de las profesiones a las que, con estos intereses, deberías dedicarte. Muy interesante ya que no te indica un grado concreto, sino una rama concreta sobre la que tomar una decisión que se adapte a ti.
  1. Test vocacional de Elegircarrera.net
    En esta página lo más interesante es que tienes, en primer lugar, un test vocacional para ayudarte a decidirte por una rama de estudios y además, cuenta con otros test que podrás realizar una vez acabado el primero para ayudarte a decidirte por una carrera concreta dentro de la rama sobre la que te hayan orientado. Por ejemplo, si te sale en el primer test que debes orientarte por la rama de ciencias exactas a continuación dispones de otro test en el que te indican cual de las carreras de esta rama es la mejor para ti. No dejes de hacerlo.

Sabemos que esto de elegir carrera universitaria no es nada sencillo para ti, que es un momento que pesa mucho y que es bastante estresante. No te preocupes tanto. Sigue los consejos que te hemos dado y verás como eres más consciente de tus intereses y aptitudes cuando llegue el momento de elegir. Medita esta decisión, pero no dejes que el miedo o la incertidumbre elija por ti. Además, ¿qué es lo peor que puede pasar? Siempre puedes dar un paso atrás y no pasa nada por tomar la decisión correcta a la segunda, al fin y al cabo un año no es casi nada si lo comparas con el resto de tu vida.

Piensa que es muy importante realizar unos estudios que realmente te gusten. En el mundo en el que nos ha tocado vivir debemos estar constantemente formándonos, por lo que te será mucho más sencillo si tienes que estudiar de manera permanente sobre algo que realmente te apasiona, algo que te haga levantarte a diario con ganas de comerte el mundo. Recuerda la frase de Confucio: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *