Cómo hacer un análisis DAFO personal o profesional + Ejemplo y Plantilla

Cómo hacer un DAFO personal

¿Sabes qué es un análisis DAFO? ¿O cómo elaborar un DAFO personal puede ayudarte a impulsar tu vida a nivel profesional? El DAFO personal o profesional es una herramienta que te servirá para detectar cuáles son tus puntos fuertes y en que aspectos tendrás que mejorar, tanto a nivel personal como a nivel profesional. Además, una vez que hayas hecho tu DAFO personal te resultará mucho más fácil tomar decisiones en un futuro.

¿Te gustaría aprender cómo se hace un DAFO personal? Sigue leyendo porque vamos a contarte cómo debes hacer tu análisis DAFO y de qué manera puede ayudarte éste a mejorar tu futuro.

¿Qué es el DAFO personal y para qué sirve?

El DAFO es una herramienta de análisis, que habitualmente se ha utilizado a nivel empresarial para evaluar los factores que influyen en un determinado proyecto, ya sean propios o ajenos, para así poder crear un plan estratégico que ayude a mejorar el proyecto en sí. Desde hace unos años esta herramienta se viene utilizando también para el análisis y evaluación a nivel personal y profesional. El DAFO personal es una de las herramientas más efectivas a la hora de analizar y evaluar la situación en la que nos encontramos para poder marcar unas pautas y directrices que nos permitan cambiar lo necesario para conseguir nuestras metas en el futuro.

En un DAFO personal se evalúan cuatro factores:

  • Debilidades
  • Amenazas
  • Fortalezas
  • Oportunidades

Dos de estos factores, las fortalezas y debilidades, nos permiten evaluar el plano interior, aquello que depende única y exclusivamente de ti, y los otros dos factores, oportunidades y amenazas, facilitarán el análisis del plano externo, el entorno en el que te encuentras.

La utilidad que tiene el análisis DAFO, tanto a nivel empresarial como personal, es siempre la misma: es una forma de autoevaluación tanto de nosotros mismos como de las circunstancias de nuestro entorno.

Si tienes intención de avanzar profesionalmente, cambiar de trabajo o reinventarte, sin duda, el DAFO personal te ayudará reconocer los aspectos en los que destacas, y que además deberías potenciar para diferenciarte del resto de profesionales, así como aquello en lo que tienes que mejorar. Pero, tal y como hemos comentado, el DAFO no se limita a tus fortalezas y debilidades, sino que te ayudará a obtener una visión global del entorno en el que quieres desarrollar tu estrategia.

En el momento que hayas elaborado tu DAFO personal tendrás claro tus objetivos, metas y qué factores de tu entorno o tu vida personal te pueden ayudar o perjudicar. ¿Estás preparado para autoevaluarte y marcarte unos objetivos para los próximos años? Utiliza el DAFO, al igual que lo harías si fueses a emprender un negocio. Tenlo claro, ahora tu negocio eres tú.

¿Cómo se hace un DAFO personal?

A la hora de hacer un DAFO personal deberás poner tu sentido autocrítico en funcionamiento y sincerarte contigo mismo a la hora de rellenarlo. Aquí no vale el autoengaño. Si no es así, es imposible marcar unas directrices a seguir.

Tal y como hemos comentado anteriormente, para hacer una análisis DAFO tendremos que analizar cuatro factores, dos internos y otros dos externos.

Los factores internos solo dependen de nosotros mismos y somos los únicos afectados por ellos:

  • Fortalezas: deberás analizar y detectar cuales son tus puntos fuertes, aquellas cosas donde realmente destacas y te diferencias del resto de personas. Encuentra tus habilidades, conocimientos, aptitudes, etc.
  • Debilidades: en este apartado tendrás que anotar todo aquello que te pone en desventaja, aquellas carencias, handicaps, etc. Resumiendo, todo aquello que puede ser tu talón de Aquiles a ahora de conseguir tus metas.

Los factores externos son aquellos que no dependen de nosotros y que no solo nos afectan a nosotros, sino también al resto de personas:

  • Oportunidades: son aquellas situaciones que te benefician. Es decir, qué aspectos de tu entorno pueden ayudarte a conseguir tus metas.
    • Debilidades: son aquellas situaciones que te perjudican. Es decir, qué factores de tu entorno van a suponer un obstáculo para lograr tus objetivos.

Antes de empezar a hacer tu DAFO personal, debes tener muy claro cuáles son tus metas y objetivos para los próximos años. El análisis que hagas será totalmente diferente si tu propósito es mejorar en el trabajo, opositar o si quieres emprender un negocio.

¿Cuáles son tus fortalezas?

Las fortalezas del análisis DAFO son la parte positiva de los factores internos, es decir, de aquellos factores que solo dependen de ti. Para detectar estas fortalezas puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿En qué soy realmente bueno?
  • ¿En qué destaco con respecto a los demás?
  • ¿Qué actividades son las que más te apasionan?

Haz un listado con todas tus fortalezas. Cuántas más acumules, más fuerte serás y más probabilidades de llegar a la meta que te has marcado tendrás.

Pongamos el ejemplo de Pedro, que actualmente trabaja en un almacén de productos químicos y que quiere reinventarse y encontrar un empleo en el sector digital, concretamente en el sector del desarrollo web. Podríamos listar las siguientes fortalezas de Pedro:

  • Tiene un colchón económico que le puede permitir un periodo para formarse en el campo del desarrollo y programación de aplicaciones web.
  • Siempre se le han dado bien las nuevas tecnologías.
  • Tiene una actitud positiva y proactiva.
  • Tiene una gran motivación.

¿Cuáles son tus debilidades?

Ya hemos anotado tus fortalezas, pero ahora toca ponerse en el otro lado de la moneda. Tienes que ser autocrítico y detectar tus debilidades. Las debilidades del análisis DAFO son la parte negativa de los factores internos. Para facilitar la búsqueda de tus debilidades puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es lo que se me da realmente mal?
  • ¿Qué es lo que debería mejorar si quiero conseguir mi objetivo?
  • ¿Qué características son las que más me alejan de mis metas?

Haz un listado de todas aquellas debilidades que supongan una desventaja para lograr tus metas. Cuantas más debilidades detectes más dificultades tendrás para conseguir llegar a buen puerto. El objetivo de detectar tus debilidades es crear un plan de mejora que te permita ir eliminándolas de tu DAFO.

Siguiendo con el mismo ejemplo que antes, las debilidades de Pedro serían las siguientes:

  • Tiene nula experiencia en el sector.
  • Escasos conocimientos sobre el desarrollo web.
  • Su nivel de inglés es muy básico y este idioma básico para su formación en desarrollo web.
  • Vive alejado de las grandes ciudades, en las que las oportunidades en este campo son mayores y existe una mayor oferta de formación.

¿Cuáles son las oportunidades?

Las oportunidades de tu DAFO personal son la parte positiva de los factores externos, es decir, de aquellos factores que no dependen de ti y que afectan a todo el mundo. Aunque las oportunidades son factores positivos que podemos pensar que han caído del cielo debes tener en cuenta que estas oportunidades también benefician al resto de personas, que las podríamos clasificar como tu competencia.

Pedro deberá tener en cuenta en su estrategia las siguientes oportunidades:

  • Sector con elevada demanda de profesionales y con previsión de crecimiento en el futuro.
  • Posibilidad de trabajar en remoto (online).
  • Gran oferta de cursos online para formarse.
  • Posibilidad de emprender su propio negocio con una inversión reducida.

¿Cuáles son las amenazas?

Las amenazad de tu DAFO personal son la parte negativa de los factores externos, es decir, de aquellos factores que no dependen de ti y que afectan a todo el mundo. Tal y como hemos dicho, tanto las oportunidades como las amenazas afectan a todo el mundo, por lo que si tienes el viento en contra significará que todo el mundo lo tendrá.

Estas son las amenazas que obstaculizan que Pedro consiga su objetivo:

  • Actualmente la economía está en recesión.
  • Cierta inestabilidad laboral en el sector.
  • Existe una gran competencia de profesionales del desarrollo web.
  • Cada vez es mayor la oferta de profesionales del desarrollo web y la programación de otros países en vías de desarrollo con precios más reducidos. Por ejemplo, profesionales de India.

Independientemente de qué aspecto de tu vida evalúes (estudios, trabajo o vida personal), puede ser analizado con un DAFO. Recuerda que este tipo de análisis no es exclusivo del ámbito profesional. Puedes utilizarlo para cualquier meta u objetivo que te hayas marcado y eso puede ir, desde hacer o no una mudanza hasta montar y dirigir una empresa.

El análisis CAME, la solución al planteamiento del DAFO

Ahora ya tienes tu análisis DAFO personal, pero no te debes quedar ahí. En este momento tienes claro en que aspectos eres más fuerte o cuales son tus puntos débiles, tanto a nivel personal como profesional, y qué factores de tu entorno te favorecen y cuáles te frenan. Pues bien, ahora con todos estos datos ha llegado el momento de preparar el plan estratégico para afrontar tu futuro laboral, pero, ¿cómo puedes hacerlo? La respuesta es el análisis CAME.

El análisis CAME está pensado para dar respuestas y alternativas a los resultados del DAFO.

CAME es un acrónimo de: Corregir, Afrontar, Mantener y Explotar. Por lo tanto, el CAME te va a permitir marcar un plan que te permita:

  • Corregir las debilidades.
  • Afrontar las amenazas.
  • Mantener las fortalezas.
  • Explotar las oportunidades.

Debes establecer un plan de acción para cada una de las cuestiones planteadas en el DAFO, en eso se basa la herramienta CAME.

Deberás plantear una solución específica a cada una de las debilidades de tu DAFO. Por lo tanto deberás corregir cada uno de los aspectos negativos internos que te alejan de conseguir lo que te has propuesto. Por ejemplo, si Pedro tiene escasos conocimientos sobre el desarrollo web deberá matricularse en algún curso sobre esta materia.

Piensa que hay ciertos obstáculos, que tú mismo puedes solucionar fácilmente si los tienes bien identificados. A cada una de tus debilidades propias debes dar una respuesta positiva, algo que convierta lo negativo en favorable.

Cuando pases al cuadro de Amenazas, el planteamiento que debes hacer es similar. En este cuadro el CAME nos dice claramente qué debemos hacer con las amenazas que encontremos: afrontarlas. Piensa que cualquier amenaza que tengas identificada es susceptible de dejar de serlo, ya que al conocerla podemos plantear una solución.

Por ejemplo, si actualmente la economía del país está en recesión y piensas que la demanda de los servicios de desarrollo web puede verse afectada, puedes mirar más allá de las fronteras. Este sector cada vez es más global y puedes trabajar en remoto para empresas situadas en países que estén viviendo una mejor situación económica. Incluso tu sueldo puede ser mayor al que tendrías en tu país. Afronta esas amenazas externas e intenta darles un aspecto positivo para ti.

Una vez que hayas creado un plan de acción que corrija tus debilidades y afronte las amenazas debes centrarte en los aspectos positivos del análisis: tus fortalezas y las oportunidades.

Pero, si ya eres fuerte en algún aspecto, ¿para qué modificarlo? El análisis CAME no dice que debas modificarlo, pero si debes ser capaz de mantener tus fortalezas e incluso potenciarlas. No bajes la guardia ante tus fortalezas ya que, si las descuidas, es probable que en poco tiempo se conviertan en debilidades.

Por último, debes revisar el cuadro de las Oportunidades. Con el CAME debes aprovecharte de éstas y explotarlas a tu favor.

Cada uno de nosotros está lleno de experiencias, tanto personales como laborales, que nos han ido modelando hasta hacernos tal y como somos actualmente así que, ¿por qué no explotar esta diferencia?

El plan de acción del análisis DAFO

Ahora que ya hemos realizado el análisis DAFO personal y que además lo hemos completado con el CAME, solamente queda elaborar un plan de acción.

Cuando tienes identificados cada uno de los aspectos anteriormente descritos en los distintos análisis, tanto DAFO como CAME, es hora de plasmar las conclusiones en papel. Esto es muy importante, ya que te ayudará a mantener una perspectiva clara de dónde estás y hacia dónde vas.

Escribe todos los puntos que has identificado y la solución que has dado a cada uno de ellos. El trabajo ya está hecho, solamente debes escribirlo para que te permita seguir el rumbo que te has marcado y así llegar a los objetivos que te hayas propuesto.

Comienza con el plano personal, el interno. Primero con tus propias debilidades que hayas detectado y sus correcciones. Continúa con tus puntos fuertes y cómo vas a mantenerlos.

A continuación entra en el plano externo, el profesional. Escribe cuáles son las amenazas a las que te enfrentas y qué vas a hacer para afrontarlas. Por último, escribe las oportunidades que has identificado y de qué manera vas a explotarlas.

Ahora que ya tienes el plan de acción elaborado solamente falta el último paso: llevarlo a cabo.

Debes pensar que esto no es un proyecto estático. Las circunstancias de la vida tanto personal como laboral cambian y, al igual que pueden surgir algunos contratiempos, también surgirán nuevas oportunidades.

Utiliza tu plan de acción. Modifícalo, trabájalo, no dejes que caiga en el olvido. Te servirá de guía para recordarte tus metas y objetivos. Cada cierto tiempo cógelo y léelo. Haz examen de conciencia y vuelve a hacer un análisis DAFO-CAME cada cierto tiempo. Esto te ayudará a no perder el norte y a ayudarte a continuar por el camino que te has marcado, a seguir el rumbo que te llevará al futuro que quieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *