Cómo y por qué salir de tu zona de confort

¿Estás cansado de tu rutina diaria? ¿Tienes la sensación de que tu vida va en piloto automático y tú ya no tienes el control? Entonces ha llegado el momento de salir de tu zona de confort. La comodidad del día a día, las obligaciones, la familia o el miedo al fracaso pueden ser algunos de los factores que te impidan dar un paso hacia delante y enfrentarte a tus temores a la hora de realizar cambios en tu vida. Pero hoy nos hemos propuesto darte algunos consejos y razones por las que debes abandonar tu zona de confort para comenzar con tu nueva vida.

¿Qué es la zona de confort?

Vamos a empezar aclarando qué es exactamente los que conocemos como la zona de confort. Llamamos zona de confort a esa forma de vida en la que nos encontramos cómodos, felices o no, pero seguros y tranquilos.

El ser humano tiene la tendencia a sentirse cómodo cuando todo su entorno está controlado, es decir, puede prever qué va a ocurrir en cada momento. Por contra, le genera nerviosismo y ansiedad cualquier cambio que introduzca incertidumbre en su día a día. Por lo tanto, decimos que estamos en nuestra zona de confort cuando tenemos la sensación de mantener el control de todo lo que ocurre en nuestras vidas y pasamos a tener un estado mental que voluntariamente evita cualquier cambio que pueda producir sensación de incertidumbre, y por lo tanto provocar nerviosismo, miedo o ansiedad.

El problema reside precisamente en esas limitaciones autoimpuestas, ya que muchas veces esos mismos límites que nos marcamos para evitar situaciones que no controlamos nos lleva a estar viviendo constantemente con miedos, desmotivación o incluso tristeza.

Claro que vivir en nuestra zona de control hace que nos sintamos seguros, que vivamos en una cómoda rutina y que evitemos exponernos a situaciones que no controlamos, eso no lo ponemos en duda pero, ¿realmente es tan malo salir de ella? ¿Nunca te has parado a pensar qué habrá detrás de tus miedos? ¿Qué pasaría si dieses un paso al frente y comenzaras una nueva vida?

¿Cómo saber si ha llegado el momento de salir tu zona de confort?

¿Tienes las sensación de que pasan los días y siempre pasa lo mismo? ¿Te sientes como si vivieras en tu propio día de la marmota? ¿A veces piensas que llevas tiempo dejándote llevar por la inercia y no nunca pasa nada nuevo? Seguramente todos nos hemos sentido así en algún momento, y a la mayoría de personas les puede generar un sentimiento de estancamiento y frustración. Este es el momento de coger los mandos de tu vida y empezar a tomar decisiones. Este es el momento de plantearse salir de tu zona de confort.

Si te encuentras en esta situación es el momento de reflexionar y analizar qué aspectos de tu vida pueden mejorar para que empieces a sentirte mejor y tu día a día sea mucho más llevadero e interesante. Cuando hablamos de introducir cambios en tu vida no nos referimos a llevar a cabo un revolución en todo lo que sueles hacer. Pequeños cambios también pueden tener un impacto muy positivo.

Así que deja de quejarte y resoplar por las equinas. Solo tienes que tomar un pequeño impulso y saltar a la piscina, porque siempre suele haber agua. Recuerda la famosa frase de Albert Einstein:

“Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo.”

¿Por qué deberías salir de tu zona de confort?

Existen un montón de razones por las que deberías salir de tu zona de confort. El cambio es positivo. A continuación tienes algunas de estas razones:

  1. Salir de tu zona de confort te ayudará a conocerte mejor. Exponerte a situaciones que no controlas hace que mejore el concepto que tienes de ti mismo, que te conozcas mejor. Dar este valiente paso y enfrentarte a tus miedos aumentará mucho la confianza en ti mismo ya que sabrás que ante situaciones que no controlas te creces y tomas control de la situación. Enfrentarte al cambio, aprender y reciclarte para mejorar hará que crezca tu autoestima y que sientas por primera vez que eres el dueño de tu propio destino.
  1. Te harás mucho más valiente. Verás que el miedo no te conduce a nada. Puede que la incertidumbre, el no saber qué va a pasar te paralice pero tranquilo, es algo pasajero. Cuando vas dando pasos por ti mismo, cuando te vas enfrentando a situaciones y saliendo indemne de ellas tu miedo va disminuyendo. Te irás dando cuenta que adelantar acontecimientos no te lleva a nada bueno y que las situaciones adversas a veces no lo son tanto, solo necesitan valentía y determinación.
  1. Tendrás una visión más amplia de tu entorno. Serás un maestro de la creatividad porque volverás a mirar el mundo con los ojos del que está aprendiendo, del que se adapta al entorno. Todo es nuevo ahora y debes ponerte al día. ¿Crees que tienes limitaciones? Olvídate de eso y mira la situación que estás viviendo como una oportunidad para mejorar, ampliar conocimientos y para crecer.
  1. Cada día será nuevo y diferente. Emprender algo por ti mismo, algo que es tuyo y que te apasiona hará que comiences cada día con una energía renovada. Dedicar tu vida a algo que te gusta, ser el gestor de tu tiempo y tu dinero, planificar tu propio futuro hará que tomes consciencia de tu vida y esto te dará fuerzas y tenacidad para continuar con tu decisión.
  1. Serás mucho más feliz. Simplemente por el hecho de ser el dueño de tu vida, de hacer lo que te gusta o conseguir los objetivos que te has propuesto. Todo esto hará aumentar tus niveles de felicidad y tu entorno lo notará. Tus relaciones percibirán el cambio, tus retos cumplidos y tus victorias. Además, tu valentía y determinación les hará ver hasta dónde eres capaz de llegar por algo que quieres.
  1. Conocerás a gente nueva y esto te enriquecerá personalmente. Porque a veces también ponemos nuestra vida social en piloto automático y esto conlleva que, bien por comodidad o bien por miedo, se nos hace un mundo el conocer gente nueva y seguimos nuestra existencia rodeado de las mismas personas año tras año. En contra de lo que puede parecerte, abrirte a la experiencia de entablar conversaciones con personas a las que a priori no conoces va a darte más amplitud de miras y te enriquecerá más de lo que crees si lo intentas. Piensa que todos solemos crear nuestro círculo con personas que tienen gustos o afinidades similares a las nuestras por eso el abrirte al mundo y entablar nuevas amistades te enseñará puntos de vista diferentes de los que estás acostumbrado, te abrirá las miras y te hará madurar a nivel personal.
  1. Adquirirás nuevos conocimientos. Al salir de tu zona de confort y enfrentarte cara a cara a la realidad que te rodea te darás cuenta de que necesariamente tienes que aumentar tu formación y conocimientos. ¿Un problema? Para nada. El problema sería el pasar toda tu vida estancado con el mismo nivel formativo, sin reciclarte y sin perspectivas de cambio que te motiven a continuar la formación. El dar el paso de salir de tu zona de confort será suficiente para estimularte para continuar formándote e intentar crecer como profesional en el ámbito que decidas desarrollarte. Además ésto te hará estar al día de las nuevas áreas formativas, innovaciones laborales y últimas tendencias del sector, por lo que en poco tiempo te harás casi un experto en el ámbito que decidas desarrollarte.
  1. Aprenderás a crecerte ante las adversidades. El mundo no es de color de rosa para nadie, ni siquiera para los valientes. Puede que tropieces por el camino, que te caigas o que fracases. Nunca, nunca lo como algo negativo. De todo se aprende y de los errores más. Todos los grandes empresarios han emprendido uno o varios proyectos en los que han fracasado y precisamente éste fracaso ha sido un factor determinante para conseguir el éxito de sus otros proyectos. El fracaso, los tropiezos deben formar parte de tu vida y tratarlos como una parte más de tu equipaje vital. Si tropiezas y te caes te levantas y sigues, pero con más fuerza, más determinación y más sabiduría.

A Walt Disney lo despidieron de su trabajo por falta de creatividad antes de montar su propio negocio. A Jam Koun , creador de Whatssap le dieron calabazas en Facebook y Twitter por su aplicación sin futuro. A Arianna Huffington la rechazaron 36 editores y esto la llevó a crear el Huffington Post. A Steve Jobs lo despidieron de su propia empresa antes de volver y crear lo que hoy conocemos. El fracaso siempre forma parte de la vida y es solamente una forma de crecer, tomar más fuerza y aprender de los errores cometidos para llegar mejor a las metas que nos habíamos propuesto.

 

 

¿Cómo salir de tu zona de confort?

Ahora que ya conoces algunas razones por las que debes abandonar la comodidad de tu vida cotidiana y salir de tu zona de confort puede que te estés haciendo una pregunta: ¿Pero, por dónde comienzo? ¿Cómo puedo salir de mi zona de confort? ¿Qué cambios debería introducir en mi vida?

A continuación tienes 5 consejos que te ayudarán a cambiar tus hábitos, a enfrentarte a tus miedos y dejar atrás tu zona de confort de una vez por todas.

  1. Levántate, mírate en el espejo y proponte firmemente ser el dueño de tu propia vida. Se acabaron las excusas. Deja de un lado la procrastinación. Marca ese día en el calendario y toma las riendas de tu futuro desde ese preciso momento. ¿Mañana? Tal vez sea tarde. Si de verdad quieres cambiar cuanto antes mejor.
  1. No es necesario que cambies totalmente de vida. Incorpora pequeñas modificaciones en tu día a día. Con algo sencillo como cambiando tu rutina de primera hora de la mañana te darás cuenta de que puedes tener más tiempo de introspección. También puedes apuntarte a clases de algo y esto te obligará a hablar con desconocidos. O verás como yendo a sitios nuevos descubrirás lugares sorprendentes que no sabías que existían.. El introducir estos pequeños cambios en tu rutina hará que poco a poco vayas perdiendo el miedo y te darás cuenta de que cambiar no tiene nada de malo.
  1. Toma decisiones y arriésgate. Mira los caminos disponibles, sopesa las variables que pueden pasar y toma una decisión. De verdad, ¿qué es lo peor que puede pasar? Simplemente aprenderás de los errores y los tendrás en cuenta para la próxima vez.
  1. Ponte retos y cúmplelos. Escríbelos en papel o anótalos en tu agenda. Ten claras tus metas, visualiza tus objetivos. Cada vez que comiences a tener miedo recuerda por qué estás haciendo esto, qué es lo que quieres conseguir. No te dejes vencer nunca por el miedo, enfréntate a él y lucha con todas tus fuerzas por lo que quieres conseguir.
  1. Mantén una actitud positiva. La manera que tengas de enfrentarte a tu nueva vida será determinante para conseguir lo que quieres. No plantees esto como una fuente de ansiedad, sino como una forma de crecimiento personal. Es normal que te dé vértigo, que le des vueltas a la cabeza pero piensa positivamente y no te dejes vencer. Para conseguir lo que deseas debes pensar en positivo, ser fuerte y mantener tu determinación y firmeza pase lo que pase.

Salir de la zona de confort genera muchos sentimientos encontrados, lo sabemos. Si al final decides quedarte en ella es totalmente respetable, pero hazlo porque de verdad te haga sentir bien. Nunca estés varado viviendo una vida que no te gusta por conformismo, miedo al fracaso o falta de autoestima. Eso son solamente limitaciones que tu propia mente ha creado, no son ciertas.

Claro que tener tu futuro en tus manos da un poco de vértigo, pero la vida es muy larga como para pasarla haciendo algo que no te gusta, ¿no te parece? Si das un paso al frente y te enfrentas a tus propios miedos verás que hay un mundo enorme alrededor tuyo en el cual pasan cosas extraordinarias. Dedícate a algo que te guste, estudia eso que siempre quisiste hacer, recíclate, arriésgate y cambia. En definitiva, vive como tú quieras. Si te caes, no importa, levántate y continúa. Siempre será mejor caerse y levantarse que pasar tu vida con las ganas de saber que habría pasado si te hubieras atrevido a dar el paso. Al fin y al cabo eres un #educaliver, ¿no te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *