Cómo subrayar tus apuntes: Jerarquía de colores

Una de las técnicas de estudio más utilizadas a la hora de estudiar es el subrayado. Seguro que la has utilizado en más de una ocasión, ¿verdad?. Subrayar tus apuntes de una forma correcta es básico para poder aplicar otras técnicas de estudio. No podrás hacer un buen resumen, un esquema o un mapa mental sin haber hecho previamente un buen subrayado de aquello que estás estudiando. Por ello, en este artículo vamos a darte algunos consejos para explicarte cómo subrayar tus apuntes y cómo utilizar los colores para ello.

Pero, ¿cómo se deben subrayar los apuntes? ¿Cuáles son los pasos a seguir para hacer un buen subrayado? ¿Cómo detectar qué información se debe subrayar? ¿Cómo utilizar los colores a la hora de subrayar la información y conceptos más relevantes? Estas son algunas de las principales dudas que surgen en el momento de empezar a subrayar tus apuntes y que vamos a dar respuesta a continuación.

¿Quieres aprender a subrayar tus apuntes de una forma correcta? ¿Te gustaría saber cómo utilizar los subrayadores de mil colores que tienes encima del escritorio? Entonces, sigue leyendo. Si aprendes cómo debes subrayar tus apuntes verás cómo mejora la forma en la que estudias y tus resultados.

¿Qué es la técnica de estudio del subrayado?

Comencemos explicando qué es el subrayado. El subrayado es una técnica de estudio cuya finalidad es resaltar de manera visual la información más relevante. Podríamos decir que subrayar nuestros apuntes tiene dos objetivos, por un lado vamos a hacer un esfuerzo en detectar la información y los conceptos son realmente importantes, y por otro lado, destacar esta información, lo cual facilitará el repaso antes de los exámenes, ya que con un simple vistazo podremos estudiar aquello que tienes que estudiar.

Tal y como hemos comentado anteriormente, el subrayado que hagamos ve a ser el trabajo previo que tenemos que hacer para aplicar otras técnicas de estudio. Para hacer un buen resumen, un esquema o un mapa mental es imprescindible subrayar tus apuntes previamente. El subrayado, una técnica de estudio para dominarlas a todas.

Puede que ahora te estés preguntando cuál es la forma correcta de llevar a cabo un buen subrayado. Esto lo veremos más adelante con mayor profundidad, pero de una forma muy resumida, deberás hacer una primera lectura para hacerte una idea general de lo que estás estudiando, y posteriormente deberás hacer una lectura activa del texto, analizando y clasificando la información.

¿Qué tipos de subrayado existen?

Existen diferentes tipos de subrayado en función del formato de éste y de la información que se destaque. Los principales tipos de subrayado que se pueden utilizar a la hora de estudiar son los siguientes:

  • Subrayado Lineal: Este tipo de subrayado consiste en destacar la información trazando líneas (simples o dobles) bajo las frases o palabras que se quiere destacar. El subrayado lineal es la forma más típica de subrayado.
  • Subrayado Lateral: En el subrayado lateral consiste en trazar líneas perpendiculares a los párrafos de texto que se quiere destacar. Este tipo de subrayado se utiliza habitualmente para destacar párrafos enteros, frases completas, citas célebres, etc.
  • Subrayado Estructural: En el subrayado estructural se trata de ir anotando en el margen (habitualmente en el izquierdo) del párrafo la idea principal de éste. De esta manera, cuando llegue el momento de repasar con una ojeada sabrás el concepto clave de cada párrafo. Esto te ayudará a dar a tu subrayado una estructura en caso de que no la tenga.
  • Subrayado de Realce: Este tipo de subrayado se basa en destacar en el margen del texto (no importa en cual) las dudas que necesites aclarar sobre el tema, la bibliografía, los puntos de gran interés, etc. Se anota cualquier información que complemente y complete el texto.

Pero entonces, ¿qué tipo de subrayado es mejor a la hora de estudiar? ¿Es mejor utilizar el lineal o el de realce? ¿Te será más sencillo estudiar con el subrayado lateral o con el estructural? Bueno, la verdad es que no hay uno mejor que otro, simplemente son diferentes.

Desde nuestro punto de vista, creemos que lo recomendable de cara a hacer un buen subrayado es utilizar diferentes estilos de subrayado en del mismo texto. Si lo haces así, conseguirás destacar la información más importantes del texto, dotarás de estructura al mismo, tendrás claras las ideas claves y además habrás completado con anotaciones el texto para mejorar su comprensión.

¿Qué ventajas tiene subrayar a la hora de estudiar?

Llegado a este punto, quizá te estés preguntando qué ventajas tiene subrayar un texto o apuntes a la hora de estudiar. ¿Me compensa el tiempo que voy a dedicar a subrayar lo que tengo que estudiar? Por supuesto que sí. El tiempo que dediques al subrayado será el tiempo mejor hayas empleado durante el estudio. ¿Por qué?

Abre un libro de texto al azar o unos apuntes que tengas que estudiar y comienza a leer. Cuando acabes el primer tema intenta describir lo máximo que recuerdes. Seguramente no seas capaz de recordar tanta información como pensabas.

Sin embargo, cuando subrayamos tenemos que realizar, forzosamente, una lectura activa del contenido. Nos vemos obligados a leer detenidamente cada párrafo, a comprender el texto, a identificar ideas, palabras o datos de especial relevancia. Un buen subrayado es sinónimo de haber realizado previamente una lectura comprensiva del tema. Por eso es siempre tan recomendable aplicar la técnica de estudio del subrayado para mejorar tu rendimiento en el estudio.

Podemos decir que las ventajas de hacer un buen subrayado en tu estudio son:

  1. Te ayudará a concentrarte y a memorizar más información.
  2. Mejorará tu capacidad de análisis y de síntesis.
  3. Te ayudará a organizar mejor tus ideas y a relacionar conceptos entre sí. Lo cual facilitará la compresión de lo que estás estudiando.
  4. Tus repasos serán más rápidos.

Cómo hacer un buen subrayado: pasos a seguir

¿Qué pasos deberías seguir para subrayar tus apuntes correctamente? La verdad es que no existe una receta única que sirva a todo el mundo para subrayar los apuntes, pero vamos a ver qué pasos debes seguir para hacer un buen subrayado.

  1. Haz una primera lectura.

    Esta primera lectura te servirá para tener un primer contacto con lo que tienes que estudiar y hacerte una idea general de qué conceptos se tratan en el texto. Durante esta primera lectura no debes pararte a profundizar en la información, solo es un primer contacto.

  2. Realiza una lectura activa.

    Tras la primera lectura, debes volver a leer el texto que tienes que estudiar, pero ahora la lectura debe ser activa. Fíjate en cada enunciado, texto, ilustración, ejemplos, etc., que te sirva para estructurar y comprender todo lo que estás leyendo.

  3. Identifica la información más relevante.

    Ahora toca identificar los conceptos e información más relevantes, ya que será esta información la que tendrás que subrayar en el siguiente paso. Básicamente tienes que separar el grano de la paja, descartando aquella información prescindible.

  4. Subraya la información y conceptos más importantes.

    Una vez que hayas identificado la información más importante (títulos, conceptos, definiciones, fechas, etc.) debes destacarla mediante el subrayado. Debes intentar que no quede ningún dato importante sin subrayar.

  5. Repasa y completa el subrayado.

    Una vez hayas finalizado el subrayado, vuelve a leer el texto, pero ahora solamente lo que has subrayado. Comprueba que toda la información importante se ha subrayado. Además, este es el momento de completar la información mediante notas que complementen el texto base.

  6. Comprobación final.

    El último paso es hacer un último repaso, volviendo a revisar toda la información que se ha subrayado e, incluso, volviendo a leer todo el texto completo para comprobar que no se te ha pasado por alto ninguna información relevante. De esta manera podrás comprobar que tienes el resultado que estabas buscando: un subrayado de tus apuntes perfecto.

¿Cómo detectar la información relevante que tienes que subrayar?

Una de las dudas más comunes que te surge a la hora de subrayar los apuntes, es cómo saber detectar qué información es realmente relevante. Y es que uno de los errores más comunes a la hora de llevar a cabo el subrayado es subrayar demasiado, por el miedo a descartar información, que a priori pensamos que no es importante, y sin embargo sí lo es.

Antes de empezar a subrayar tus apuntes, debes identificar los elementos más importantes del texto:

  1. Palabras clave: suelen estar en los enunciados o la primera frase del texto. Estas palabras clave te ayudarán a estructurar la información. Estas palabras clave te ubicarán y te darán información relevante sobre aquello que estás estudiando en un solo vistazo .
  2. Definiciones y explicaciones: desarrollan conceptos que suelen ser relevantes, por lo que suelen dar información importante para entender aquello que estamos estudiando. Si encuentras definiciones o explicaciones debes subrayarlo.
  3. Categorías, clasificaciones y listados: estos elementos suelen dar información complementaria sobre un determinado concepto o proceso. Sin duda, cuando te encuentres una clasificación, categorización o un listado, es probable que lo debas subrayar.
  4. Ejemplos: si en el texto que estás subrayando encuentras un ejemplo que te ayuden a entender aquello que estás estudiando, es interesante que lo destaques. En caso de que no exista ningún ejemplo en el texto, pero se te ocurra alguno, puedes añadirlo, ya que te facilitará el estudio y posteriores repasos.

Otra estrategia que puedes utilizar a la hora de detectar la información importante que debes subrayar es revisar las preguntas de exámenes anteriores o inventarte posibles preguntas de examen. De estas preguntas, ya sean reales o inventadas, puedes detectar qué información debes subrayar.

Puede que al principio te cueste un poco, pero no te preocupes. Verás que con un poco de práctica cada vez te resulta más fácil localizar qué información y conceptos debes subrayar.

Consejos a seguir a la hora de subrayar tus apuntes o un texto

A continuación vamos a ver algunos consejos o tips que deberás seguir para que tras el subrayado, tus apuntes sean la base fundamental de tu estudio. Si aplicas estos consejos, verás como consigues llevar a otro nivel la técnica del subrayado.

  • Evita subrayar más de 2 o 3 palabras seguidas.

    Si abusas del subrayado te será imposible discriminar la información relevante de la que no lo es. Tampoco es recomendable subrayar frases completas.

  • Utiliza diferentes formatos en el subrayado.

    No te limites a subrayar con una línea. Cuando encuentres ideas o datos muy relevantes dales un formato de subrayado diferente (enmárcalos, redondéalos, etc). De esta forma, dentro de toda la información que es importante podrás crear una jerarquía, en la que seas capaz de distinguir aquellos conceptos que son más importantes de aquellos que, aunque también son importantes, lo son en menor medida.

  • Usa al menos 4 colores diferentes.

    Al usar distintos colores conseguirás identificar a qué categoría pertenece cada una de la información subrayada. De esta forma podrás distinguir de un solo vistazo las palabras clave, definiciones, listados, ejemplos, nombres propios, fechas, etc.

  • No utilices colores muy chillones.

    Si eres un amante de los típicos fluorescentes puede que te hayamos dado un disgusto, pero es mejor que cambies la gama de colores. Para subrayar intenta utilizar unos colores más neutros o pasteles. ¿Por qué? Sencillamente porque vas a pasar mucho tiempo frente a estos apuntes y al final tu vista te lo agradecerá.

  • Anota y completa la información.

    Haz anotaciones al margen que complementen las explicaciones de tus apuntes y faciliten su comprensión. Enmárcalas en un círculo para que identifiques instantáneamente su relevancia dentro del contenido general cuando te pongas a repasar.

Colores en el Subrayado: Jerarquía de colores

Como te comentábamos en el punto anterior, es importante que utilices diferentes colores a la hora de subrayar un texto. De hecho, es recomendable que a la hora de subrayar utilices al menos 4 colores diferentes. ¿Por qué? Ten en cuenta que no toda la información que subrayes va a ser del mismo tipo, por lo tanto al utilizar diferentes colores vas a poder clasificar esta información (títulos, subtítulos, nombres propios, fechas, definiciones, listados, etc). Además, estos colores también te va a permitir separar ideas en función del grado de importancia.

La utilización de diferentes colores a la hora de subrayar, te va a permitir agrupar conceptos bajo un mismo color, es decir, que al utilizar siempre un mismo color para un determinado elemento del texto tu cerebro va a estar entrenado para detectar automáticamente el tipo de información en función del color, y esto te va a permitir procesar y asimilar la información con mayor rapidez y facilidad.

Como ves, la utilización de diferentes colores a la hora de subrayar te va a poner las cosas más fáciles a la hora de estudiar, a ti y a tu cerebro. Pero ¿cuántos colores debemos utilizar en un buen subrayado? No hay una regla fija, pero sí es importante que tengamos un mínimo de 4 colores. El máximo lo establece cada uno, pero no se recomienda utilizar más de 6 colores.

Jerarquía de colores en el subrayado

La jerarquía de colores consiste en asignar a cada tipo de información relevante un color diferente. No hay una regla que determine que colores hay que utilizar en cada tipo de información, sino que cada uno establece qué colores va a utilizar para los títulos, las explicaciones, las fechas, listados, etc.

Te vamos a proponer la siguiente jerarquía de colores para llevar a cabo tus subrayados. Esto es solo un ejemplo de cómo puedes definir la utilización de colores a la hora de subrayar tus apuntes, y por lo tanto puedes modificarlo a tu gusto.

Ejemplo de subrayado con colores

A continuación tienes un ejemplo de un texto en el que se realiza el subrayado de la información más importante aplicando la jerarquía de colores que se ha propuesto anteriormente.

Ahora ya sabes cómo funciona la técnica del subrayado, como utilizar los colores para subrayar y cómo crear tu propia jerarquía de colores. Solo falta que pongas en práctica todo lo aprendido. Te aseguro que en el momento que practiques te harás un fan incondicional de esta técnica de estudio, así que prepara tus subrayados o lápices de colores y aplica todo lo que has visto en este artículo.

Como hemos comentado en este artículo, el subrayado de tus apuntes es la base para poder aplicar otras técnicas de estudio, como por ejemplo hacer un resumen o un mapa mental. A continuación tienes unos artículos en los que podrás aprender a hacer un resumen o un mapa mental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *