Consejos para estudiar y trabajar al mismo tiempo

Consejos Estudiar y Trabajar al mismo tiempo

¿Sientes la necesidad de volver estudiar ahora que estás trabajando? ¿Te gustaría retomar los estudios pero crees que no podrás compatibilizar estudios y trabajo? Si te estás planteando la posibilidad de volver a estudiar y trabajar al mismo tiempo, en este artículo vas a encontrar algunos consejos que te van a resultar muy útiles para conseguirlo.

Entrar en una empresa cuando eres joven y retirarte en la misma empresa es algo que ocurría hace algunas décadas, pero es casi impensable en la actualidad. En el mundo en el que vivimos, estamos expuestos a una situación de cambio casi permanente, de manera que según algunos estudios, todos nos tendremos que reinventar entre 3 y 4 veces a lo largo de nuestra vida profesional. Y esto no es necesariamente malo.

Como consecuencia de esta situación tan cambiante surge la necesidad de que mantengamos una actitud de aprendizaje y de evolución profesional. Y para ello, es vital dar mayor importancia a la formación continua. Así que no estás solo o sola en esto de estudiar y trabajar a la vez. Formas parte de un movimiento de personas que entienden que no pueden quedarse parados y que buscan estar en continua evolución.

Lo cierto es que cada vez son más los que retoman sus estudios después de mucho tiempo, y la mayoría están trabajando. ¿Por qué dejaron de estudiar en su momento? Quizá no tenían claro qué estudiar, prefirieron comenzar su vida laboral, o no podían permitirse el desembolso que suponía seguir estudiando. Da igual el motivo por el que se dejaron los estudios. Lo importante es que ahora han tomado la decisión de tomar de nuevo las riendas de su carrera profesional.

Es en este momento, cuando has tomado la decisión de retomar tus estudios cuando surge la gran pregunta: ¿Cómo puedo organizarme para estudiar y trabajar al mismo tiempo? ¿Cómo estudiar y trabajar y no morir en el intento? No te preocupes, debes saber que es posible. Tenemos como ejemplo cientos de alumnos que ya los han conseguido. Así que, ya sabes, si ellos han podido tú también puedes.

Para conseguir tu objetivo, solamente debes seguir unos pequeños consejos que te vamos a dar en este artículo que te resultarán muy útiles para compatibilizar estudios y trabajo. No vamos a darte una varita mágica que transformará tu vida y hará que llevar a cabo este proyecto sea coser y cantar. No vamos a engañarte, vas a tener que hacer sacrificios y habrá veces que querrás tirarlo todo por la borda, pero no lo harás. Piensa que es posible, que la meta es tu sueño, tu futuro y el de los tuyos. Piensa en todo lo que te queda por vivir y verás que el esfuerzo merecerá la pena.

Consejos para estudiar y trabajar a la vez

La organización es la clave para estudiar y trabajar

La única forma de poder estudiar y trabajar a la vez es tener una buena organización. Si decides emprender este camino, es imprescindible que tengas claro que en tu situación cada minuto cuenta. No dispones del tiempo de estudio a jornada completa, por lo que es esencial que te organices de manera correcta para que puedas llevar a cabo todas las tareas de tu día a día y además las propias del estudio.

Comienza elaborando una lista detallada de tareas y mide el tiempo que dedicas diariamente a cada una de ellas. Por ejemplo: 30 minutos para ir a trabajar, 15 minutos para el café, 25 minutos para ir al súper… Plasma durante unos días todo el tiempo que utilizas para hacer las cosas cotidianas. Esta información te servirá para saber cuánto tiempo puedes arañar de diferentes actividades para dárselo al estudio.

Si el café de la tarde lo tomas en casa y delegas alguna tarea doméstica, seguro que puedes disponer de una hora para estudiar. Piensa que cada minuto es oro. Rasca tiempo de donde puedas y delega en la medida de lo posible. Si consigues dos horas mejor que una, y una mejor que media.

Ya se ha acabado el tiempo del “lo hago luego”. Eso ya no vale. Ahora la optimización del tiempo es de vital importancia.

Prepara una lista de objetivos realistas

Antes de empezar la dinámica de estudio es imprescindible que hagas una lista con los objetivos que te propongas llevar a cabo durante este curso.

Ahora que ya sabes el tiempo real del que dispones. Siéntate, mira el programa del curso, coge un papel y escribe una lista de objetivos que debes cumplir, pase lo que pase, en el transcurso de los siguientes meses.

Una vez que te has marcado los objetivos del curso, debes dividir esos objetivos en otros más pequeños. Por ejemplo, si tienes que preparar una asignatura que tiene 12 temas durante un año, puedes dividir ese objetivo en 12 pequeños objetivos, que sería completar un tema cada mes del año. Podemos seguir dividiendo cada una de estas tareas en tareas más pequeñas. Por ejemplo, si cada tema está formado por 4 lecciones, te puedes marcar como objetivo estudiar una lección cada semana. Cuanto más pequeños sean los objetivos, te resultarán más accesibles y fáciles de cumplir.

Ten en cuenta que necesitas marcarte unas metas que sean factibles y que vayas a ser capaz de cumplir, ya que de lo contrario, lo único que obtendrás es una frustración innecesaria. Piensa que esto no es una carrera de velocidad, es una carrera de fondo. Plantéalo a largo plazo. Si no puedes hacerlo todo, matricúlate de la mitad de las asignaturas, o de tres… Ahora no tienes el tiempo libre que tenías hace años, así que márcate unos objetivos que puedas cumplir teniendo en cuenta tu vida actual.

Puede que al principio te cueste, pero verás que en poco tiempo te habrás marcado una rutina de estudio que llevarás a cabo casi sin pensarlo.

Intenta reducir tu jornada laboral. Te ayudará a compatibilizar estudios y trabajo.

Sabemos que es difícil, que cuando tienes un trabajo, eso de pedir favores al jefe no gusta, pero piensa lo bien que te vendría disponer de un par de horas más al día o a la semana para poder estudiar.

Habla con tus jefes y hazles partícipes de tu situación. Seguro que te sorprende ver que están dispuestos a echarte una mano en la medida de sus posibilidades. Eso les demuestra que quieres mejorar, que no te conformas y luchas por lo que quieres y eso, los jefes lo suelen valorar mucho.

Imagínate que al decírselo te dan un par de horas al día para que puedas asistir a clase o estudiar. O que, aunque no consigas una reducción de jornada, puede que te den días libres para hacer los exámenes, o que te permitan asistir a clases concretas que solicites.

Es posible que en tu empresa estén contempladas algunas ayudas para trabajadores que deciden retomar sus estudios. Muchas empresas las ofrecen, y van desde becas para material y matrícula, hasta reducción de jornada y apoyo de todo tipo. Piensa siempre que si tú mejoras, ellos también, por lo que es probable que te ayuden más de lo que crees.

Utiliza las nuevas tecnologías. Te pueden ayudar a estudiar y trabajar a la vez

Con esto no queremos decir que mandar whattsApp a tus compañeros de estudios te va a ayudar a conseguir tu meta. Para nada. Se trata de que utilices todo los recursos que tengas a tu disposición de forma correcta.

¿Y si durante el trayecto al trabajo fueses escuchando un podcast sobre la asignatura que estás estudiando? ¿O si escribieses todos tus apuntes y anotaciones en archivos que puedes subir a la nube y acceder a ellos para estudiar en cualquier momento y lugar? Las nuevas tecnologías bien utilizadas te facilitarán muchísimo la vida.

Utiliza apps en tu smartphone que te ayuden a organizarte de manera correcta: Trello, Evernote, Time Planner… La lista es larga, seguro que encuentras alguna que se adapte a tus necesidades.

Además, en internet podrás encontrar contenidos complementarios que te pueden servir de ayuda a la hora de comprender las asignaturas que estás estudiando o para ampliar tus conocimientos sobre la materia.

La tecnología bien utilizada es maravillosa. Piensa que entre tú y toda la información que necesitas solo hay un click. Aprovéchala.

Haz que tu entorno te ayude a compatibilizar estudio y trabajo

No hay magia que sea capaz de hacer que los días multipliquen sus horas, ni las semanas sus días. ¿No tienes la sensación de no parar durante todo el día? Pues bien, lamentamos decirte que eso no va a cambiar porque comiences a estudiar.

Sabemos que hay veces que cuesta pedir ayuda, pero si das el paso de retomar tus estudios y además seguir trabajando, vas a tener que hacerlo necesariamente. Necesitas tener tiempo, no lo olvides.

Habla con las personas de tu entorno: padres, pareja, amigos, hermanos… Comenta la situación con ellos. Tendrás que echar mano de las personas de confianza para que te ayuden en esta nueva etapa de tu vida, al menos durante un tiempo.

Si tu madre te hace la compra, tu hermano recoge a los niños del cole y tu pareja hace más tareas domésticas estás ganando mucho tiempo para dedicar a tus estudios.

Recuerda lo que te decíamos al principio, cada minuto es oro. Y muchos minutos hacen horas, así que pide ayuda.

Utiliza técnicas de estudio que te ayuden a trabajar y estudiar al mismo tiempo

Existen un montón de técnicas de estudio diferentes: que si Feynman, que si Pomodoro, Flash Cards… Hay muchas y muy diferentes, y todas ellas son buenas para mejorar tus resultados, para optimizar el tiempo de estudio y para mejorar tu productividad. Pero, ¿cual elegir?

Documéntate sobre las distintas técnicas de estudio y pruébalas. Puede que al principio te parezca una pérdida de tiempo, pero verás como, a largo plazo ese pequeño esfuerzo inicial hará que optimices muchísimo tu tiempo de estudio y que mejore tu rendimiento.

Es importante que conozcas y sepas utilizar algunas técnicas de estudio que te ayudarán a lograr tu meta. Por ejemplo:

  • Subrayar lo que estás estudiando te ayudará a detectar la información más importante y te permitirá poder resumir correctamente lo que estudias. Cuando tengas todo el tema bien resumido verás lo fácil que es la comprensión del mismo.
  • Las flash cards te pueden servir para organizar las ideas y conceptos más importantes para posteriormente repasar.
  • También te pueden resultar de mucha ayuda la realización de mapas mentales. Esta herramienta te ayudará a organizar la información y a repasarla en un solo vistazo. Esta es una herramienta de estudio muy visual que seguro que te encantará.

Existen algunas técnicas de productividad, como la técnica de Pomodoro, que te ayudará a estudiar durante horas combinando tiempos de estudio y descanso mental., y técnicas de memorización nemotécnicas como el casillero mental, Palacio de la Memoria…

Como ves, existe una infinidad de técnicas de estudio. Solo tienes que encontrar las que a ti te vayan bien y te gusten más. Verás cómo al utilizarlas transformarán tu forma de organizarte y estudiar.

No dejes de hacer las cosas que te gustan

Seguro que llegan esos días en los que tienes que estudiar y preferirías ver una película, irte e pasar un día con tus amigos o simplemente dormir una siesta y descansar. Lo cierto es que no te debes dejar llevar. Ya no sirve eso de “lo dejo para más tarde”. Ahora ya no podemos dejar cosas para otro momento porque todos nuestros momentos deben aprovecharse al máximo.

Pero no te preocupes, no te estamos diciendo que te olvides de tener vida social o de darte una siesta. Solo te estamos diciendo que priorices y des a cada cosa la importancia que tiene.

Seguro que esa película la puedes ver en otro momento que no tengas tanto que hacer. ¿Y si en vez de echar una siesta de tres horas la echas de media hora? Será suficiente para dar a tu cuerpo y a tu mente el descanso que te está pidiendo. Habla con tus amigos, entenderán que en vez de pasar el día juntos paséis unas horas y valorarán tu fuerza de voluntad.

Sabemos que son momentos duros y que tal vez ahora, más que nunca, necesitas un café con un amigo, un paseo con el perro, o jugar con tus hijos un rato. No tienes que dejar de hacer esas cosas que te gustan, no consiste en eso. Se trata de que des a cada cosa el tiempo necesario.

Está bien desconectar de la rutina, de hecho, debes hacerlo y esto te permitirá rendir más cuando vuelvas a retomar los apuntes, pero debes hacerlo correctamente si quieres tener éxito en esto de compaginar estudios y trabajo.

¿Qué puedes estudiar cuando estás trabajando?

Ahora que ya tienes claro que quieres volver a estudiar pero que no puedes o no quieres dejar de trabajar, la pregunta es: ¿Qué puedo estudiar que sea compatible con mi vida laboral?

Actualmente hay infinidad de estudios que puedes cursar a distancia u online. Esta suele ser la modalidad más utilizada por las personas que deciden retomar los estudios, sobre todo por la flexibilidad que ofrece. Cursos de especialización, masters, carreras universitarias, postgrado, formación profesional…El abanico es amplísimo, así que la decisión es tuya.

Lo primero que debes preguntarte es qué necesitas para cursar los estudios que quieres. Tal vez sea un cursillo de especialización en tu trabajo (informática, SAP, riesgos laborales…) y en este caso, no se suele necesitar nada más que tu propia experiencia laboral.

Si quieres cursar estudios de formación profesional de grado superior debes saber qué requisitos piden y si los tienes, ya que sin ellos no podrás acceder a estos estudios. Si tienes estudios básicos pero te gustaría hacer un grado superior solamente debes superar una prueba de acceso, la cual te permitirá comenzar los estudios de grado superior. Si quieres saber más sobre cómo preparar las pruebas de acceso al Grado Superior haz clic en el siguiente botón:

Una vez hayas superado la prueba de acceso a grado superior, podrás seguir tus estudios de Formación Profesional online. Aquí tienes un artículo donde te hablamos sobre los mejores centros de FP online.

Si te decides por hacer una carrera universitaria y no tienes los requisitos necesarios, puedes preparar la prueba de acceso a la universidad y en un año estarás empezando la carrera que siempre has querido estudiar. Si quieres saber más sobre cómo preparar las pruebas de acceso a la universidad te recomendamos que hagas clic en el siguiente botón:

Además, en este artículo puedes ver cuáles son las mejores universidades para estudiar online o a distancia.

Si ya tienes estudios universitarios y lo que deseas es cursar un máster o postgrado, debes saber que la mayoría de las universidades te permiten cursar estos estudios a distancia o de forma semipresencial. Navega por internet, echa un vistazo y solicita toda la información que necesites, seguro que en las universidades estarán encantados de ayudarte.

Una cosa más, pon en práctica la lista de consejos que te hemos facilitado. Verás cómo te ayudará a afrontar esta nueva etapa de tu vida. Solamente tienes que tomar la decisión, dar un paso al frente y hacerlo. Vuelve a estudiar, nunca es tarde. La satisfacción de hacer algo que realmente deseas compensará con creces tus esfuerzos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *