Qué habilidades y competencias buscan las empresas

Habilidades y competencias que buscan las empresas

En el momento en el que vamos a incorporarnos al mundo laboral o nos planteamos buscar un nuevo empleo es habitual preguntarnos cuáles son las habilidades y competencias que buscan las empresas. De esta forma, podemos detectar cuales son las habilidades y competencias que tenemos que mejorar y cuales son las que ya tenemos y debemos destacar a la hora de participar en un proceso de selección.

En los últimos años, las empresas, y sobre todo las empresas de mayor tamaño y las más avanzadas, han empezado a dar mayor importancia a ciertas habilidades y competencias que previamente se habían relegado a un segundo plano, y que la experiencia ha demostrado que son tan importantes como las competencias relacionadas directamente con el trabajo que se vaya a desarrollar.

Sin duda, tener la formación y la experiencia necesaria para desarrollar un trabajo es imprescindible para ser contratado, pero los departamentos de recursos humanos de las empresas exigen otras habilidades más transversales. ¿Te gustaría saber cuáles son las habilidades y competencias más buscadas por las empresas? Sigue leyendo este artículo.

Diferencias entre capacidad, habilidad y competencia

Es muy común confundir los conceptos de capacidad, habilidad y competencia. Y aunque están relacionados, no son sinónimos. Por los que vamos a empezar viendo qué diferencias hay entre capacidad, habilidad y competencia.

Vamos a comenzar explicando qué diferencia que existe entre habilidad y capacidad. La capacidad es el potencial o las aptitudes innatas que tiene una persona para desarrollar una actividad, sin embargo, la habilidad tiene que ver con lo que sabe hacer una persona, ya sea por la formación que ha recibido o por la experiencia que tenga realizando una determinada actividad.

Para hacerlo más sencillo de entender vamos a utilizar un ejemplo. Imagina una persona, llamémosle Pepe que desde siempre ha tenido un talento especial para la cocina. Cada vez que hay una reunión de amigos Pepe es el cocinillas que prepara algún plato que sorprende a propios y extraños. En este caso decimos que Pepe tiene una capacidad innata para la cocina.

Si Pepe se formara específicamente en la profesión de cocinero, seguramente podría trabajar en la cocina de algún conocido restaurante, y tras pasar algún tiempo trabajando en la cocina de este restaurante podríamos decir que Pepe tiene la habilidad de ser cocinero.

Por otra parte, está Susi Díaz, cocinera galardonada con una estrella Michelin. Se ha formado como cocinera, al igual que ha hecho Pepe, pero además ha investigado y experimentado nuevas técnicas durante años, hasta convertirse en una Jedi de la alta cocina. Los dos, Pepe y Susi Díaz tienen la habilidad de cocinar, pero Susi además tiene la competencia necesaria para llevar la cocina a un nivel superior.

Por lo tanto, la competencia es cuando, además de tener la habilidad necesaria, se tiene el talento suficiente para llevar ese trabajo a un plano más elevado.

Siguiendo con el ejemplo anterior, si Pepe realiza la formación de especialización, de experimentación con nuevas técnicas, tal vez sea capaz de desarrollarse y conseguir llegar al nivel de Susi Díaz. Pepe tiene la capacidad, es decir, el potencial para hacerlo. Además posee la habilidad de cocinar y si trabaja duro y evoluciona, seguramente acabará siguiendo los pasos de Susi.

Como ves, aunque estos tres conceptos guardan mucha relación entre sí, no significan lo mismo. La diferencia entre ellos radica básicamente en si se posee el potencial para realizar un trabajo, la aptitud a la hora de hacerlo y la destreza con la que se lleve a cabo.

¿Qué tipos de competencias profesionales existen?

Cuando hablamos de las competencias profesionales nos referimos a las habilidades que necesita tener una persona para poder desarrollar su puesto de trabajo con éxito. Dentro de estas competencias podemos distinguir tres tipos diferentes: las básicas, las técnicas y las transversales.

Las competencias básicas son aquellos conocimientos que te permiten desempeñar un trabajo, como pueden ser la formación que hayas realizado o el dominio de un idioma extranjero. Por ejemplo, ser graduado en enfermería y hablar inglés.

Llamamos competencias técnicas a toda esa formación que se ha ido adquiriendo para desempeñar un trabajo específico dentro de tu puesto. Siguiendo con el ejemplo anterior, si además de ser graduado en enfermería has hecho una especialización en emergencias sanitarias. Esto te posibilitará prestar tus servicios de enfermería en las unidades de emergencia de los hospitales.

Por último, están las competencias transversales. Llamamos así a las habilidades que hacen que alguien pueda desempeñar correctamente un puesto. Éstas van más allá de la formación, pero son tan necesarias como las otras para realizar con éxito un proyecto, como la capacidad de trabajo en equipo, la proactividad, la facilidad de hablar en público, etc.

Las competencias transversales son cada vez más importantes para las empresas. ¿Por qué? Porque tanto las competencias básicas como las técnicas se pueden aprender. Sin embargo, las competencias transversales son algo intrínseco de cada persona y están relacionadas con su forma de ser y con sus vivencias. En definitiva, las competencias transversales son lo que hacen a alguien único frente al resto.

Hard Skills Vs Soft Skills

Si has buscado en internet ofertas de empleo puede que hayas visto que en los requisitos de algunas empresas se demandan ciertas hard skills y soft skills pero, ¿qué son exactamente?

Las hard skills son los conocimientos que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida, ya sea a nivel académico como los que el desempeño de nuestro trabajo nos ha ido proporcionando. Estas hard skills o habilidades específicas están directamente relacionadas con los conocimientos y experiencia laboral. Dicho de otro modo, serían las competencias básicas y específicas que tiene un aspirante.

Tu licenciatura, ese posgrado que hiciste, los cursos de especialización de tu trabajo o el dominio de un programa informático que se utiliza en tu empresa forman parte de las hard skills.

Las soft skills son las características personales que posee cada uno y que le hacen idóneo para desempeñar un puesto concreto. No tienen nada que ver con la formación, pero son determinantes para realizar correctamente un trabajo. Son las competencias transversales que tiene cada persona.

Las soft skills que se requieren en cada puesto de trabajo son distintas. Por ejemplo, si estás buscando trabajo como jefe de obra, aparte de la formación y cursos de capacitación profesional, necesitarás tener ciertas soft skills como capacidad de liderazgo y de trabajo en equipo. Si por el contrario te presentas a un puesto de trabajo como dependiente de un pequeño comercio no será muy necesario que seas un buen líder, pero sí que tengas capacidad de comunicación y que empatices con los clientes, ¿no te parece?

Contar con algunas de estas características hará que la empresa incline la balanza de un candidato frente al resto, ya que marcarán la diferencia entre desempeñar un puesto de trabajo de manera correcta o excelente.

Estas soft skills son muy personales y están relacionadas con el carácter de cada uno. El identificar estas cualidades te ayudará a potenciarlas, lo que será decisivo a la hora de conseguir tus objetivos profesionales.

Qué habilidades y competencias son importantes para las empresas

A continuación vamos a analizar las 10 habilidades o competencias que son más importantes para las empresas a la hora de evaluar a un candidato en un proceso selectivo.

1.- Capacidad de comunicar eficazmente

Para ello es necesario tener facilidad a la hora de expresarse de una forma clara y convincente. Pero la comunicación no solo es cosa de uno, por lo que para que exista una buena comunicación será necesario tener la capacidad de escuchar al otro. Una buena comunicación tendrá un impacto positivo en múltiples aspectos laborales: desde tener un buen ambiente en tu equipo hasta convencer a un cliente de que necesita tus servicios.

2.- Capacidad de liderazgo

Para determinados puestos de trabajo ser un buen líder es fundamental. Para ser un buen líder es necesario saber guiar, dar confianza y apoyo, pero también reprender o hacer cumplir las demandas de la empresa y para eso no todo el mundo vale.

3.- Adaptabilidad

Debido a la flexibilidad de los puestos de trabajo, hoy en día cualquier candidato debe poder ser capaz de adaptarse a los cambios y estar abierto a realizar su puesto en diferentes ámbitos y a continuar formándose, ser versátil y flexible en todo momento.

4.- Trabajo en equipo

Casi todos los puestos necesitan personas que tengan la capacidad de trabajar en equipo. Además, teniendo en cuenta que cada vez más los equipos son interdisciplinares, es necesario contar con personal que sepa escuchar, colaborar y trabajar apoyándose en sus compañeros para conseguir los objetivos de la empresa.

5.- Resolución de conflictos

No se trata de ser el juez cuando se produce una disputa entre compañeros en la oficina. Lo importante es ser capaz de desenvolverse bien ante cualquier eventualidad o problema y dar una solución eficaz al mismo.

6.- Capacidad de negociación

Desde vender un vestido en un pequeño comercio hasta cerrar una operación millonaria con el jefe de compras de una multinacional. Ser capaz de negociar correctamente siempre es vital en cualquier empresa independientemente de su tamaño, ya que de eso dependen en gran medida sus ingresos y ventas.

7.- Gestión del tiempo

Las empresas buscan empleados que sepan gestionar su tiempo laboral de la mejor manera posible. La pérdida de tiempo se traduce en un bajo rendimiento y en consecuencia, pérdidas económicas para la empresa. Teniendo en cuenta esto es normal que busquen personas que tengan la capacidad de planificarse óptimamente y que saquen el máximo provecho a su tiempo de trabajo.

8.- Confianza en uno mismo

Las empresas necesitan personas enérgicas, con confianza en sí mismos. Esto les hará ser capaces de enfrentarse a las adversidades que puedan surgir con actitud positiva, convirtiendo experiencias difíciles en un bagaje positivo.

9.- Conocimientos específicos

Tener los conocimientos específicos que demanda el puesto es básico, ¿verdad? Pues sorprende saber cuántas personas se presentan a puestos para los que no tienen la formación necesaria. Para evitar las listas de candidatos interminables y hacer la primera criba, las empresas piden específicamente que sus candidatos cumplan con una serie de requisitos formativos. Además, tener los conocimientos específicos para el puesto de trabajo hará que se reduzca considerablemente el tiempo de adaptación a la empresa.

10.- Nuevas tecnologías

En la sociedad del siglo XXI es indispensable para cualquier empresa que su personal sepa manejar las nuevas tecnologías. Además de para el desempeño habitual de cualquier puesto de trabajo, la mayoría de la formación interna de las empresas se realiza online. Desde hace tiempo, y cada día más, es indispensable para cualquier empresa que todos sus empleados tengan un buen manejo de las nuevas tecnologías.

Cómo reflejar tus habilidades y competencias en tu curriculum

Ahora ya tienes claro qué buscan las empresas en sus procesos de selección de personal. Pero, ¿sabes cómo debes reflejar tus habilidades y competencia en tu currículum para destacar?

Puede que tengas todas las habilidades del mundo, que seas muy competente en tu sector, pero si no sabes cómo reflejar todo esto en un currículum es probable que no seas el elegido para ese puesto que es perfecto para ti.

Lo primero que debes hacer es tener claro tanto tus hard skills como tus soft skills. Reúne toda la información que puedas sobre tus habilidades duras: formación académica, cursos de especialización, experiencia laboral, capacitaciones profesionales, idiomas, etc. Todo esto debe estar plasmado en tu currículum en orden cronológico descendente, empezando por lo último que has llevado a cabo y finalizando la lista con lo que acabaste hace más tiempo.

Cuando tengas listo todo lo relativo a tus hard skills pasa a redactar tus habilidades blandas, tus soft skills. Si consideras que tienes facilidad para trabajar en equipo, si eres proactivo o si eres bueno resolviendo problemas no dejes de plasmarlo en el currículum, ya que son habilidades que la empresa debe conocer de ti. Si además de poseerlas puedes demostrarlas no dejes de hacerlo.

¿Has realizado un trabajo de mediación en tu anterior empresa? Ponlo en tu currículum. ¿Realizaste con tu equipo un trabajo de investigación en la universidad? Ponlo también. Todo esto le demostrará a la empresa que es cierto que posees las habilidades que hay en tu CV, que se te han planteado ciertas situaciones y que has sabido llevar a cabo las habilidades que dices tener.

Aunque no lo creas, lo que realmente te hará diferente a los ojos de los reclutadores serán las habilidades blandas, las que forman parte de tu forma de ser y te hacen ser diferente del resto. Intenta reflejar toda la información que creas que te hace diferente, como hobbies, voluntariados o proyectos realizados. Ante varios candidatos con una formación académica similar, las empresas al final se decidirán por un candidato basándose en las habilidades blandas que posea, en función de las características que busque la empresa en su personal.

Test de habilidades y competencias profesionales

Si no tienes muy claro todavía cuales son tus habilidades o en qué profesión podrías aplicarlas para destacar, sería interesante que realizases un test de habilidades y competencias profesionales que te sirviese como orientación.

Puedes encontrar muchos de estos test online y la mayoría de ellos te permiten realizarlos simplemente registrándote en su web. Además tras completarlos podrás recibir un informe sobre el resultado. Estos son un par de ejemplos de los test de habilidades y competencias que puedes realizar online:

  • Test de habilidades y competencias profesionales de Quieroempleo. Esta es una web de búsqueda de empleo que tienen las Cámaras de Comercio provinciales. En ella puedes encontrar un test online en el que deberás contestar 25 preguntas y después podrás ver la valoración. Además te emiten un informe detallado de tus puntos fuertes en función de las respuestas que has dado.
  • Test de habilidades de Skills you need. Este test evalúa diferentes habilidades, como la capacidad de escuchar, de trabajar en equipo, la capacidad de comunicación y la inteligencia emocional. Es bastante completo y no necesitas suscripción para realizarlo. ¿Un pero? Está íntegramente en inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *