El método Cornell para tomar apuntes + Plantilla

¿Crees que los apuntes que tomas en clase son muy mejorables? ¿Te gustaría aprender a tomar apuntes de calidad? ¿Has oído hablar del método Cornell? Sin duda, tener unos buenos apuntes, bien explicados y organizados te van a ayudar a conseguir unos mejores resultados en tus estudios. Uno de los métodos para tomar apuntes de forma más efectiva es el método Cornell, así que vamos a explicarte cómo funciona y cómo puedes ponerlo en práctica para mejorar tus apuntes.

El método Cornell es un método para tomar apuntes y notas cada vez más utilizado. Y es que te permite tener organizados los apuntes y adjuntar las ideas principales vistas en los apuntes y un pequeño resumen, de forma que este tipo de apuntes son ideales para repasar.

Si sientes envidia cuando ves los apuntes de algunos compañeros, sigue leyendo porque si aplicas el método Cornell, podrás llevar tus apuntes a otro nivel.

El origen del método Cornell

El método Cornell nace en la primera mitad del siglo XX, concretamente en la década de 1940 de la mano de Walter Pauk, un Doctor en Psicología y profesor de educación de la Universidad de Cornell.

Walter Pauk, que posteriormente escribió el best seller “Cómo estudiar en la universidad”, llevó a cabo un exhaustivo estudio durante mucho tiempo sobre cómo tomaban apuntes los alumnos de su universidad: qué les funcionaba y qué no, cómo lo hacían, qué formato utilizaban… Tras recopilar toda la información sopesó y estudió todas y cada una de las diferentes técnicas que ponían en práctica estos estudiantes.

Además del estudio que realizó sobre cómo tomaban apuntes los alumnos de la universidad, también se documentó a fondo sobre otras técnicas recomendadas por profesionales de la pedagogía.

A partir de toda la información recopilada, Walter Pauk creó su propio sistema para tomar notas o apuntes, denominado método Cornell, que estuvo pensado desde el inicio para que los estudiantes de la universidad de Cornell fuesen capaces de sintetizar al máximo los aspectos más relevantes de cada clase, estudiarlos posteriormente y preparar los exámenes de forma más eficiente.

Cómo funciona el método Cornell

El método Cornell es un muy buen sistema para tomar apuntes y para organizar tus notas, pero debes llevarlo a cabo de una forma específica para que resulte útil.

A diferencia de lo que has estado haciendo hasta ahora, deberás dividir en cuatro secciones diferentes las hojas en las que vayas a tomar tus apuntes (título, notas de clase, ideas principales y resumen). Estas secciones las tendrás que ir completando durante la clase, tomando apuntes y, simultáneamente, extrayendo la información más relevante.

No dejes pasar el tiempo para revisar y completar los apuntes que has tomado en clase, cuanto antes lo hagas más fresco el tema. Está comprobado que cuanto antes hagas este trabajo más capacidad tendrás de extraer las ideas principales y datos relevantes de toda la información que has visto en clase y plantear las dudas que te han podido surgir.

División de la hoja en diferentes áreas

Lo primero que tenemos que hacer para poner en práctica el método Cornell es, como te hemos comentado anteriormente, dividir la hoja en 4 secciones distintas.

Partimos de que la hoja donde vamos a tomar apuntes es de tamaño A4, es decir de unos 21 x 29,7 cms. Con la hoja en vertical debemos trazar una línea horizontal a unos 2,5 cms de la parte superior de ésta. A esta sección le daremos el nombre de encabezado o título. A continuación, marcaremos una línea perpendicular a ésta que separe la hoja longitudinalmente en dos secciones, una de ellas de unos 6 cms y la otra de aproximadamente 15 cms. A estas secciones las nombraremos Ideas Clave y Notas de Clase respectivamente. Por último, trazaremos una última línea paralela a la primera con una separación respecto al final de la hoja de unos 5 cms. A esta sección de daremos el nombre de Resumen.

Aquí te mostramos un esquema para que veas cómo debes dividir en áreas tu hoja de notas Cornell.


Medidas división hoja método Cornell

Cómo crear tus apuntes utilizando el método Cornell

Antes de clase comienza completando la sección del encabezado. En él debes escribir el nombre del tema que vas a ver en clase, la asignatura y profesor si corresponde, la fecha y el número de hoja. Todos estos datos, que a priori pueden no parecer muy relevantes, serán clave para que, pasado un tiempo, puedas ubicarte y recordar de un solo vistazo lo que vas a estudiar.

Durante la clase, toma notas de la información que consideres más relevante en la sección Notas de Clase. Ahí debes plasmar todo lo que te ayude a entender mejor el tema o lo que creas que es importante: fechas, dibujos, frases, esquemas, bibliografía, etc. Cualquier información que sea susceptible de salir en el examen debe estar reflejada en este cuadro.

Inmediatamente después de finalizar la clase debes rellenar el cuadro de Ideas Clave. En este apartado deberás escribir las preguntas, palabras o ideas que consideres claves del tema. Cada dato relevante o información clave aportados por el profesor debe ir aquí. Si tienes alguna duda sobre el tema escríbela también en este cuadro, para así poder repasarla posteriormente: con tu profesor en la siguiente clase, buscando más información o comentándola con compañeros.

Por último, y tras completar el resto de los recuadros tienes que rellenar el cuadro de Resumen. En este cuadro deberás sintetizar al máximo toda la información que hay en el resto de la hoja de apuntes para que, con unas pocas frases y echando un simple vistazo, puedas hacerte una composición de los aspectos más relevantes del tema.

Puede que tras un rato de clase te falte espacio para anotar. No te preocupes, puedes tomar notas Cornell en tantas hojas como quieras, solo debes recordar numerarlas consecutivamente.


Ejemplo método Cornell

Plantilla para aplicar el método Cornell

Sabemos que te gusta hacer las cosas bien, así que hemos creado una plantilla en formato Word para que puedas imprimir varias copias para tomar apuntes en la próxima clase. Incluso si tomas apuntes en tu portátil o tablet podrás editar esta plantilla.

 

Ventajas y desventajas del método Cornell

Hasta ahora hemos visto en qué consiste el método Cornell y cómo lo puedes aplicar para tomar unos mejores apuntes en clase. Pero, ¿cuáles son las ventajas y desventajas que presenta este método?

Ventajas

  1. Para tomar apuntes con el método Cornell debes llevar a cabo una escucha activa durante la clase, y esto te permite asimilar y reconocer la información más importante, a diferencia de lo que ocurre cuando tomas apuntes transcribiendo todas y cada una de las palabras que dice el profesor sin prestar atención a las explicaciones del profesor.
  2. Si aplicas este método te resultará más fácil mantener la concentración y estar enfocado durante la clase, lo cual hará que la clase sea más divertida y productiva.
  3. Este método te exige un repaso posterior a la clase para terminar de completar tus apuntes y organizar toda la información. Este trabajo posterior te va a ayudar consolidar conocimientos y recordarlos durante más tiempo.
  4. Te ayudará a tener unos apuntes mucho más organizados y estructurados, lo cual te facilitará el posterior estudio y repaso.
  5. Te permite combinar tus apuntes, ideas principales y resúmenes, así como dudas, por lo que en un solo documento tienes todas las herramientas que necesitas para estudiar una materia.

Desventajas

  1. No siempre es fácil mantenerte concentrado en clase, sobre todo cuando estas se van acumulando a lo largo del día y va apareciendo el cansancio.
  2. Este método requiere más trabajo y tiempo, aunque te garantizamos que este tiempo no es perdido.
  3. En algunas clases, sobre todo en la universidad, puedes completar decenas de hojas para una sola clase.

Cómo aplicar el método Cornell para estudiar

Ahora que ya sabes cómo debes tomar las notas de clase con el método Cornell puede que te estés haciendo otra pregunta: ¿Se puede usar el método Cornell para estudiar? La respuesta es sí, es más, puedes utilizarlo para estudiar cualquier materia.

Llega la hora de estudio diario, sacas tu libro, apuntes, portátil con la wiki a punto, fluorescentes, tableta con tutoriales, etc. Todo listo para comenzar a estudiar incansablemente una asignatura cualquiera. Estudiar y estudiar, repaso, lectura y memorizar y vuelta a empezar. ¿Un poco pesado, no crees? Pues una alternativa a ese tipo de estudio es utilizar el método Cornell. Si te decides a probar este método en tu estudio diario solo tienes que seguir unos sencillos pasos, y verás cómo mejora tu rendimiento y tus sesiones de estudio pasan a ser más amenas.

  1. Durante la lectura del tema ve anotando en la columna de Notas todos los puntos relevantes que estés abordando, explicándolos claramente y de la manera más telegráfica posible.
  1. Tan pronto como acabes el tema comienza a formular preguntas clave sobre las anotaciones que has hecho en la columna de Notas. Escribe estas cuestiones y los datos que consideres más relevantes en la columna de Ideas Clave. Además, las preguntas e ideas clave que vayas anotando deben seguir el mismo orden que los apuntes que has anotado en la sección de notas.
  1. Ahora cubre con una hoja en blanco la sección de notas. Echa un vistazo a las preguntas que has formulado sobre el contenido de las notas en el cuadro de Ideas Clave. Intenta responder a cada una de las cuestiones con tus propias palabras, como si estuvieses explicándoselo a otra persona. Expón tu explicación sobre todos los puntos importantes, las fechas y notas clave, las ideas y todo el contenido que hayas considerado que era clave para el tema que estás estudiando.
  1. Escribe y completa todas las respuestas a las preguntas que te has formulado previamente y que consideres que tal vez no has dejado lo suficientemente claro cuando lo has escrito en la columna de Notas.
  2. Repasa. Dedica al menos diez minutos de tu tiempo cada semana en revisar todos tus apuntes y resúmenes. Será una estupenda manera de mantener la información fresca de cara a futuros exámenes.

Y una última cosa. Recuerda que el método Cornell ha sido probado durante años y nombrado uno de los métodos más efectivos para estudiar. Pero queremos ir un poco más allá. No importa si estudias en el instituto, en la universidad, en la escuela de adultos o si quieres anotar lo más relevante de una reunión de trabajo.

Sea cual sea tu circunstancia el método Cornell es un sistema muy recomendable para sintetizar la información, tomar nota de lo más relevante, para mantener una escucha activa y, en resumidas cuentas, para entender y memorizar la mayor cantidad de información posible así que, ¿a qué esperas para ponerlo en práctica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *