Razones y consejos para volver a estudiar a los 30

Volver a estudiar con 30

¿Hace años que dejaste los estudios y llevas tiempo dando vueltas a la posibilidad de volver a estudiar? ¿Te parece imposible volver a estudiar a los 30? Seguramente todavía no has tomado la decisión de retomar tus estudios por falta de tiempo, obligaciones familiares y laborales o incluso por falta de confianza en tus capacidades. En este artículo vamos a demostrarte por qué es una buena idea volver a estudiar a partir de los 30 y te vamos a dar algunos consejos muy útiles para llevarlo a cabo con éxito.

Razones por las que deberías volver a estudiar a partir de los 30

En muchos casos, tenemos que decidir qué camino queremos tomar profesionalmente cuando somos adolescentes y todavía no sabemos realmente qué es lo que nos apasiona o a qué queremos dedicar el resto de nuestra vida, así que es muy común que muchos adolescentes pierdan la motivación y, como consecuencia, abandonen los estudios y comiencen su camino en el mundo laboral. ¿Te suena de algo? ¿Te ha pasado a ti?

Todas estas dudas se van despejando conforme vamos contamos con algunos años más en nuestra mochila, que nos proporcionan más experiencia vital y laboral. Es entonces cuando de repente vemos claro qué tipo de vida queremos llevar y a qué nos gustaría dedicarnos durante los próximos años.

¿Tienes claro que quieres un cambio en tu vida profesional? ¿Sabes que ese cambio pasa por retomar tus estudios? Por algún motivo no te has decidido a dar el primer paso que va a cambiar tu vida, así que te vamos a dar algunas razones por las que deberías retomar tus estudios si ya has cumplido los 30:

    • Porque ahora la experiencia nos hace plantearnos la vida de otra manera. ¿Es esto lo que realmente quiero para el resto de mi vida? ¿Puedo hacer algo para mejorar mi futuro y el de los míos? Ahora que tienes una visión clara de cómo quieres vivir, es el momento ideal para tomar cartas en el asunto y dar el paso que te llevará a tener una nueva vida.
  • Porque tienes inquietudes y quieres mejorar a nivel personal y profesional. Todos queremos conseguir un mejor trabajo, con un mejor sueldo y que te permita conciliar. Cuando llegas a los 30 tienes claro lo que quieres y sabes que la mejor inversión que puedes hacer para conseguir avanzar personal y profesionalmente es estudiar y formarte.
  • Porque vivimos en un mundo cada vez más cambiante, y tiene pinta de que en los próximos años todavía lo será más. Así que la mejor forma de afrontar esos cambios es el aprendizaje y la formación continua. Ya no vale lo de tener una profesión, entrar a una empresa a trabajar y jubilarte en la misma empresa. Va a ser necesario reinventarse continuamente.
  • Porque volver a estudiar te sacará de tu rutina diaria y te ampliará los horizontes vitales. Conocerás a otros alumnos, profesores o profesionales que ampliarán tu red de contactos. Esto enriquecerá tu vida y te hará ver las cosas de una forma completamente diferente.
  • Porque es muy recomendable obligarnos a salir de nuestra zona de confort. Al principio el cambio puede generar cierto rechazo, incluso es posible que llegues a pensar que, tal vez, no pintas nada con tus compañeros de clase, que vuestras vidas son diferentes o que pienses que te vas a sentir fuera de lugar. Y es cierto, tal vez al principio sea así, pero eso es lo que hace que esta experiencia te ponga a prueba y te haga crecer más de lo que imaginas. Seguro que te sorprenderás al ver lo que eres capaz de conseguir si lo intentas.

Barreras que puedes encontrar al volver a estudiar a los 30

Es cierto que a los 30 puedes encontrar algunas barreras a la hora de estudiar que no tenías hace 15. o 20 años. Estas barreras pueden sabotear la posibilidad de dar el paso de volver a estudiar. Cuando empezamos a analizar pros y contras de retomar los estudios parece que los factores en contra siempre pesan más que las ventajas. No te preocupes, nos pasa a todos. Pero, ¿realmente son tan fuertes estos impedimentos? Vamos a analizar las principales barreras que vas a encontrar o que tu mismo te estás imponiendo, y que te están impidiendo dar el paso de volver a estudiar:

Las más peligrosas: Las Barreras Mentales.

Las barreras mentales son aquellas que nos ponemos nosotros mismos, y que en la mayoría de los casos nos juegan malas pasadas. Son esas que hacen que tú seas tu mayor enemigo, infravalorando tus propias capacidades y subestimándote. Estos son algunos ejemplos de los pensamientos que nos :

“Ya no tengo edad para estudiar, soy mayor para esto”

Y es que ves a los estudiantes, tan tecnológicos, tan millenials ellos y te sientes fuera de lugar. No te preocupes, es normal, sois diferentes. Ellos se encuentran en la etapa en la que estabas tú a su edad, con lo bueno y lo malo. Ahora tú eres el dueño de tu futuro y lo sabes. Nunca es demasiado tarde para estudiar y verás como cuando des el paso de hacerlo te vas a encontrar con un montón de gente en tu misma situación.

“He perdido mi capacidad de estudio, no voy a poder hacerlo”

Nadie sano pierde la capacidad de comprensión y de memorización. Esto, como otras muchas cosas en la vida, es cuestión de entrenamiento. ¿Recuerdas cómo conducías al sacarte el carné y cómo lo haces ahora? Todo se puede aprender siempre y cuando cuentes con la voluntad necesaria para hacerlo.

El tiempo, uno de tus peores enemigos.

Y es que ahora mismo vas por la vida como pollo sin cabeza, corriendo de un sitio para otro sin tener ni un momento para pararte a tomar aire. Los niños, el trabajo, la compra, la casa… Te faltan horas al cabo del día y seguro que si tienes un ratito libre prefieres tumbarte y descansar.

Es normal, pero piensa que si ahora haces un esfuerzo y dedicas parte de ese valioso tiempo a estudiar, la recompensa que tendrás será lograr que el resto de tu vida sea como siempre habías soñado.

Tus obligaciones del día a día, otro handicap.

Con esta edad todos llevamos un “equipaje” a cuestas. Puede ser un trabajo absorbente, unos niños pequeños que reclaman nuestra atención constantemente o la hipoteca que nos obliga a tener que hacer algunas horas más en el trabajo. Pero esto es completamente normal, son las cosas de hacerse adulto.

Piensa que precisamente ahora es un momento idóneo para plantearte una mejora a nivel profesional y personal en tu vida. Mejorar tu nivel de estudios, ampliar conocimientos puede suponer una mejora significativa en tus condiciones laborales y podría cambiar tu situación actual, ¿no te parece?

El dinero, otra de las barreras más comunes.

Sin duda, el dinero es uno de los handicaps que encuentran algunos de los inconformistas que quieren cambiar el rumbo de sus vidas retomando los estudios. Y es que la formación, y sobre todo la de calidad, normalmente tiene un coste económico.

Por supuesto, si no llegas a pagar la hipoteca difícilmente te vas a plantear pagar por un curso, pero si tienes la posibilidad de invertir en tu formación no te vas a arrepentir, ya que el retorno de la inversión que vas a tener con el tiempo superará por mucho lo invertido inicialmente.

Al fin y al cabo, vivimos en la “Era de la información”, y esto es porque tenemos en la palma de nuestra mano una cantidad de información que era impensable hace pocos años. ¿No tienes dinero para invertir en tu formación? En internet tienes un montón de recursos para formarte, desde vídeos de YouTube donde puedes aprender desde manejar el Excel hasta a hacer macramé, MOOCS sobre marketing online o cursos gratuitos de algunas universidades. De verdad, jamás había sido tan fácil aprender como ahora.

¿Por qué debería invertir si puedo formarme gratis en internet? Piensa que al formarte en un curso de pago estás comprando tiempo y reduciendo el esfuerzo que vas a necesitar para llegar al mismo puerto. Lo habitual es que en un curso de pago te lo pongan todo en bandeja, te faciliten los mejores contenidos, organizados y adaptados, y tengas un soporte de profesores que te ayudarán en el día a día. ¿Por qué llamas a un fontanero cuando tienes una avería en casa? Seguramente podrías solucionarlo viendo vídeos de YouTube, pero tardarías mucho más y seguramente el resultado no sea el mismo.

Establece tus prioridades y si puedes invertir en hazlo. No te arrepentirás.

La opinión de mi entorno.

Seguramente, la opinión de aquellos que tenemos más cerca es importante para ti, y puede suponer una barrera a la hora de empezar a implementar un cambio en tu vida. Encontrarás gente que te apoya al 100% y amigos o familiares que siempre lo ven todo negro y prefieren el inmobilismo (normalmente estos son los que están quejándose todo el día de todo).

No te preocupes. Cuando comiences a estudiar y vean tu determinación te apoyarán incondicionalmente, y los que no lo hagan al principio seguro que lo harán con el paso del tiempo. Al fin y al cabo, eres tú quien mejor sabe qué es lo mejor para tu futuro y tú decides en tu vida.

¿Qué puedes estudiar a partir de los 30 años?

¿Qué puedes estudiar con 30 años? ¿De qué oferta educativa dispones si quieres retomar tus estudios? Seguramente tienes más opciones de las que te imaginas, tanto en enseñanza reglada como en cursos de especialización.

La oferta en enseñanza reglada es amplia: podrás estudiar un Grado Medio, un Grado Superior o un Grado Universitario. También cuentas con infinidad de cursos homologados, pudiendo estudiar desde una especialización relacionada con tu profesión hasta cursos de capacitación en sectores diferentes.

Actualmente, además de los cursos presenciales existe una amplísima oferta de cursos a distancia y online cuya calidad ha aumentado considerablemente en los últimos años. Sea cual sea la titulación o profesión que quieras estudiar, seguro que tendrás a tu alcance un curso que se podrá adaptar a tu ritmo de vida sin que tengas que renunciar al futuro que sueñas.

Si decides estudiar una titulación de Formación Profesional online o a distancia, tal vez debas leer este artículo sobre cuáles son los mejores centros para estudiar FP oficial online. Te aclarará muchas dudas y conocerás muchos centros homologados de Formación Profesional online que te ofrecen la posibilidad de conciliar tu vida con los estudios.

Pero si has decidido apostar por un título universitario y no tienes claro cual elegir, tal vez te interese conocer las cuáles son las carreras universitarias que van a tener más salidas en el futuro. Puede que te aclare alguna duda y te ayude a la hora de decidir qué estudiar.

Consejos para volver a estudiar a los 30

Si quieres volver a estudiar y alcanzar el objetivo que te has marcado con éxito debes saber que vas a tener que adaptar un poco el resto de tu vida para poder lograr tu meta. Nadie dice que sea fácil, pero si sigues estos consejos, el camino se te hará mucho más llevadero y tendrás más posibilidades de acabar tus estudios con éxito.

Estudia lo que de verdad te gusta.

No hagas caso de las modas, ni de los consejos de nadie. Al fin y al cabo vas a ser tú quien va a tener que estudiar y te puedo garantizar que el esfuerzo que vas a tener que hacer va a ser mucho más llevadero si estudias algo que realmente te apasiona. Piensa cuál es realmente tu vocación y ve a por ello.

Si piensas que en tu futuro vas a poder dedicarte a algo que realmente te gusta todo será mucho más fácil. “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ningún día de tu vida” (Confucio).

Pide ayuda a tu círculo más cercano.

Es probable que tengas que pedir ayuda a tus amigos y familia durante algún tiempo. No te preocupes, seguro que lo hacen encantados. Aunque no lo creas, los amigos y familiares siempre están dispuestos a echar una mano por una buena causa. Y esta es una de las mejores causas que van a encontrar.

Aprovecha tu experiencia vital.

Aunque no lo creas, tu experiencia es un factor clave a la hora de conseguir lo que te propongas. Piensa que a lo largo de estos años has aprendido a caer y a levantarte. Ahora sabes lo que cuestan las cosas y que trabajar duro te acerca a conseguir las metas que te propones, aunque el éxito nunca está garantizado.

Los años y la experiencia te proporcionan características que serán clave para conseguir el propósito que te has marcado. Ahora eres más paciente, más organizado, sabes resolver conflictos, has aprendido a tolerar la frustración…Estos factores, unidos a tu voluntad de cambio, serán decisivos para determinar tu futuro.

No dejes que las barreras superen a las razones.

En tu camino vas a encontrar con obstáculos. Seguro que tendrás días en los que tengas ganas de tirar la toalla. No lo hagas. No dejes que los árboles te impidan ver el bosque.

Cuando esto te ocurra, toma un respiro, relájate, y piensa detenidamente cuáles son los inconvenientes y los beneficios. Pon a un lado de la balanza los pros y en el otro los contras. Seguro que llegas a la conclusión de que merece la pena el esfuerzo.

Requisitos para acceder a FP o a la universidad a los 30

Ahora que tienes claro que quieres retomar tus estudios para seguir avanzando y mejorando a nivel personal y profesional, y que seguramente tienes una ligera idea de qué quieres estudiar, es posible que te plantees la siguiente pregunta: ¿Qué estudios previos necesito para acceder a la titulación que quiero estudiar?

Si quieres estudiar un Grado Superior de FP, deberás tener el título de Grado Medio o el título de Bachillerato (también podrás acceder si has superado la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años). Si no dispones de ninguno de estos títulos, podrás acceder superando la prueba de acceso a Grado Superior.

En caso de que prefieras estudiar un Grado Universitario, deberás tener el título de bachillerato y haber superado la prueba de acceso a la universidad. Si, no tienes la titulación necesaria para acceder a la universidad y has cumplido 25 años, podrás acceder a los estudios universitarios que quieras superando la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 o para mayores de 45 años.

 

Si estás pensando en retomar los estudios y necesitas asesoramiento, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte a conseguir tu sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *