Las mejores técnicas de estudio

Las mejores técnicas de estudio

Sin duda, a la hora de afrontar el estudio, es una buena estrategia pensar qué herramientas vamos a utilizar a la hora de estudiar. Al igual que ocurre con cualquier otro trabajo, al estudiar debemos ser conscientes de qué forma podemos hacerlo para mejorar nuestro rendimiento y obtener mejores resultados en menos tiempo, y para ello tenemos las técnicas de estudio

Existen estrategias o técnicas de estudio para abordar las diferentes fases o etapas del estudio, desde técnicas para tomar mejores apuntes, para mejorar la comprensión y la lectura, para sintetizar o resumir aquello que tenemos que estudiar, para memorizar, e incluso para organizar y planificar tu tiempo de estudio. Y todas ellas las vamos a ver en este artículo. Pero, en primer lugar vamos a ver qué son las técnicas de estudio.

¿Qué son las técnicas de estudio?

Podríamos definir las técnicas de estudio como aquellas estrategias o herramientas que facilitan el proceso de estudio, en las diferentes fases que conforman el proceso de aprendizaje. Estas técnicas de estudio son aplicables independientemente del nivel de estudios (ESO, bachillerato, universidad o una oposición).

Puede que te estés preguntando si realmente aplicando alguna de estas técnicas de estudio tu rendimiento mejorará. La respuesta es un rotundo sí. Ahora bien, no esperes magia ni milagros. Este tipo de herramientas van a facilitarte el estudio, pero no van a hacer el trabajo por ti.

Por otra parte, existen multitud de técnicas de estudio que afrontan el estudio desde perspectivas diferentes. No todas las técnicas de estudio son iguales, y no todas les resultarán igualmente útiles a todo el mundo. ¿Cómo sabrás qué técnicas de estudio te funcionarán mejor? Poniéndolas en práctica. Es la única forma de ver si una técnica de estudio te funciona o no. Es posible que lo que a ti te funciona a otro estudiante no.

¿Te gustaría conocer alguna de las mejores técnicas de estudio que puedes utilizar a la hora de estudiar? Entonces sigue leyendo.

Las mejores técnicas de estudio para tomar apuntes

En muchos casos, el primer contacto con la materia que tendrás que estudiar consiste en tomar apuntes en clase, por lo que esta es una etapa crítica. Si tomas unos buenos apuntes tu proceso de estudio empezará de la mejor forma posible.

Imagina dos situaciones muy diferentes:

  • Supuesto número uno: finaliza la clase y tu libreta está llena de palabras clave, anotaciones relevantes y clasificaciones. Pasan los días y cuando llega el momento de repasar puedes recordar prácticamente todo el contenido que se dio en clase ese día.
  • Supuesto número dos: termina la clase y tu libreta es un cúmulo de palabras y frases inconexas, llenas de conceptos inacabados, todo escrito con el mismo tamaño y color. Cuando llega el momento de ponerte a estudiar coges tus apuntes y entras en pánico al comprobar que no fuiste capaz de sacar nada en claro de aquella clase.

¿En tu caso qué ocurre cuando termina la clase? El segundo caso es más común de lo que imaginas. Y sin embargo sabemos que tener unos buenos apuntes puede ser la delgada línea que separa un suspenso de un un aprobado raspadito o de sacar una notaza. Entonces, ¿por qué no intentamos tomar unos mejores apuntes en clase?

Aunque no lo creas, esto de tomar bien los apuntes es casi un arte. Es cierto que algunos estudiantes parece que tienen una habilidad innata para ello y toman apuntes envidiados por el resto de la clase, pero son rara avis. Lo normal es que tomar unos buenos apuntes sea uno de los primeros hándicaps a los que se debe enfrentar todo estudiante para conseguir un buen resultado.

¿Es normal que te cueste diferenciar la información relevante de la que no lo es? Rotundamente sí. Es más, a la mayoría de los estudiantes les suele costar al principio. ¿Esto será siempre así? En absoluto. Lo bueno de esto es que, como sucede con casi todo, tomar unos buenos apuntes en clase es cuestión de dos cosas: técnica y perseverancia.

Así que si quieres mejorar tu técnica y tomar unos buenos apuntes en clase solo tienes que comenzar cambiando algunos de tus hábitos. Para ello, sigue unos cuantos consejos que te damos en este artículo: cómo tomar unos buenos apuntes y notas en clase.

Tomar apuntes utilizando el método Cornell

Una de las técnicas más efectivas a la hora de tomar buenos apuntes es el método Cornell. Lo que distingue a este método de otras muchas técnicas para tomar notas es que está pensado, específicamente, para tomar apuntes realmente efectivos durante la clase.

En cuanto lo pones en práctica te das cuenta de que éste cumple con dos parámetros básicos que consiguen que sea altamente eficaz:

  • En primer lugar, para poder poner en práctica el método Cornell debes tener una escucha activa durante la clase. Este método va a requerir el 100% de tu atención.
  • En segundo lugar, a la vez que vas tomando apuntes, deberás clasificar esta información en los diferentes apartados en los que está dividido el papel, en función de la naturaleza de esta información.

Sin duda, con el método Cornell vas a tomar mejores apuntes en clase, más claros y organizados, que te permitirán repasar de un vistazo la información más relevante de la clase. Estos auntes que te facilitarán muchísimo el estudio. ¿Quieres saber más sobre el método Cornell? Entonces echa un vistazo a siguiente artículo donde te explicamos cómo aplicar el método Cornell para tomar apuntes y podrás descargar una plantilla.

Técnicas de estudio para mejorar la lectura

Continuemos con nuestro proceso de estudio. Ahora que ya sabes cómo debes tomar apuntes, vamos a subir el siguiente peldaño: la lectura. Ya, estás pensando que eso lo sabes hacer de lejos, sin despeinarte, vamos.

Pues no cantes victoria tan pronto porque no nos referimos al hecho de leer, sino a aumentar la velocidad de lectura siendo capaz de comprender perfectamente lo que estás leyendo.

Existen muy pocas personas que lleven a cabo la lectura de una forma eficaz. Y esto puede lastrar tu rendimiento y tus resultados como estudiante. ¿Es posible mejorar tu comprensión lectora y la velocidad de lectura? Por supuesto, a continuación te explicamos cómo.

Mejorar la comprensión lectora

La comprensión lectora es la capacidad que tenemos de entender lo que estamos leyendo. No es suficiente con entender el significado de cada una de las palabras que componen un texto, sino que es crucial comprender el significado global de lo que estamos leyendo, teniendo en cuenta el contexto.

Sin lugar a dudas, la comprensión lectora tiene una gran importancia a la hora de estudiar. ¿Qué sentido tiene estar estudiando algo que no terminamos de comprender?

Para poder comprender un texto, debemos buscar su significado como un todo, ir más allá de las propias palabras que lo componen. Esto es lo que más suele costarle a la mayoría de las personas.

Aunque no seamos conscientes de ello, solemos leer los textos por encima, realizando conexiones entre palabras sin prestar demasiada atención a las mismas. Pero si queremos realizar una lectura comprensiva debemos concentrarnos y ser capaces de exprimir el texto palabra a palabra hasta lograr encontrar su esencia. A ese proceso de asimilación y entendimiento es a lo que llamamos comprensión lectora.

¿Te gustaría conocer algunos consejos y técnicas para mejorar tu comprensión lectora? ¿Quieres descargar una plantilla para autoevaluar tu comprensión lectora? En el siguiente artículo podrás profundizar mucho más sobre todo lo relacionado con la compresión lectora: Cómo mejorar tu comprensión lectora.

Mejorar la velocidad de lectura

Podemos definir la velocidad de lectura como la cantidad de palabras que somos capaces de leer en un minuto. Pero no solo es importante leer rápido, sino que debemos comprender lo que estamos leyendo. Para la mayoría de personas, el aumentar la velocidad de lectura hace que su capacidad de asimilación del contenido salga gravemente perjudicada.

Mejorando la velocidad de lectura vas a aumentar tu productividad a la hora de estudiar, ya que podrás hacer mucho más en menos tiempo. Quizá te preguntes cómo puedes mejorar tu velocidad de lectura. Pues vas a poder mejorar la rapidez con la que lees aplicando algunos consejos y técnicas y, sobre todo, practicando. Leyendo mucho y practicando habitualmente algunos ejercicios, en poco tiempo comprobarás que ha mejorado muchísimo la velocidad con la que lees, sin dejar de lado la comprensión.

¿Te animas? ¿Quieres saber cómo calcular tu velocidad de lectura? ¿Te gustaría conocer algunos consejos y ejercicios con los que conseguirás leer más rápido? No dejes de hacer clic en el siguiente enlace: Mejorar tu velocidad lectora.

Técnicas de estudio para sintetizar información

Otra de las partes más importantes en el proceso de estudio es la síntesis de la información. La síntesis de lo que estamos estudiando nos permite seleccionar la información que es relevante, es decir, separar la paja del grano, y crear sistemas de información mucho más reducidos y concretos.

El proceso de síntesis es muy importante a la hora de estudiar, ya que, aunque te suponga un esfuerzo, te va a ayudar a comprender lo que estás estudiando y te va a dotar de materiales mucho más optimizados para estudiar y repasar. Todo ello te permitirá mejorar tu rendimiento y que tus resultados académicos se disparen.

A la hora de sintetizar los contenidos que tienes que estudiar, existen multitud de técnicas, y muchas de ellas son complementarias. Vamos a centrarnos en las que consideramos las más relevantes: el resumen, el esquema, los mapas mentales y las flashcards.

El Resumen

El resumen es una técnica de estudio con la que conseguiremos que todo el contenido que tenemos que estudiar, por extenso que sea, se convierta en otro documento más corto en el que esté incluida toda la información importante, que nos permita optimizar el tiempo de estudio.

A la hora de hacer un buen resumen es importante que hagas una lectura activa del texto que quieras sintetizar. Una vez que hayas leído el texto las veces que sean necesarias para comprenderlo, deberías subrayar el contenido más relevante. En caso de que el contenido que quieras resumir sea muy extenso también es interesante crear un pequeño esquema que te sirva de guía a la hora de redactar tu resumen. Por cierto, a la hora de redactar el resumen es vital que lo hagas con tus propias palabras. Está totalmente prohibido copiar y pegar.

El resumen debe ser un documento totalmente completo. Cuando tengas acabado tu resumen podrás estudiar directamente con él, sin necesitad de recurrir a los contenidos que nos han servido de base para crearlo.

Los resúmenes son una de las herramienta de estudio más extendidas, y es que cuando la dominas todo cambia. Pasarás a otro nivel como estudiante. ¿Te gustaría aprender más sobre cómo hacer buenos resúmenes? Entonces no dejes de visitar el siguiente artículo: Cómo hacer un buen resumen para estudiar.

El esquema

Otra de las mejores técnicas de síntesis que puedes aplicar en tu estudio es el esquema. Es más, es una técnica de estudio totalmente complementaria a la del resumen. Puedes utilizar las dos, y ambas te aportarán ciertos beneficios.

Un esquema es una representación gráfica de las ideas y conceptos más importantes de un texto. A su vez, en el esquema se representan las relaciones y la jerarquía que existen en la información que incluimos. También podríamos decir que un esquema es una representación gráfica de todos aquello que hemos subrayado previamente.

A diferencia de lo que ocurre en un resumen, en el esquema no es necesario utilizar frases completas con sentido, sino que podemos utilizar palabras sueltas, conceptos o ideas. En el esquema solo se plasma la mínima información posible, no más de dos o tres palabras seguidas.

A través del esquema tendremos una visión de conjunto de aquello que estamos estudiando, global pero muy concreta. Un esquema debe ser el esqueleto sobre el que, llegado el momento de estudiar, el estudiante sea capaz de recomponer el tema de manera eficiente.

Los mapas mentales

Otra estupenda técnica para sintetizar la información, aunque tal vez menos conocida, son los mapas mentales. Podríamos decir que los mapas mentales son una variante de los esquemas, en el que a partir de un concepto central nacen ramificaciones que asocian distintos conceptos o ideas relacionadas con el concepto principal.

Una gran ventaja que tienen los mapas mentales es que son muy visuales y esto facilita mucho el estudio. Con un solo vistazo a un mapa mental vamos a obtener una gran cantidad de información sobre un tema concreto, y además tendremos una imagen muy clara de cómo se relaciona toda esta información. Recuerda que la asociación de conceptos e ideas juega un papel fundamental en el aprendizaje y en la memorización.

No nos cansamos de recomendar el uso de los mapas mentales, ya que nos parece una herramienta de estudio poderosísima. ¿Te gustaría aprender a crear mapas mentales? Aquí te explicamos qué son y te damos algunos consejos para hacer los mejores mapas mentales.

Las Flashcards o tarjetas de estudio

¿Has oído hablar de las flashcards o tarjetas de estudio? Si la respuesta es que no, tenemos que decirte que te estás perdiendo uno de los mejores métodos de síntesis y de las herramientas más divertidas de repaso.

Las flashcards son unas tarjetas de estudio en las que por una cara tenemos un concepto o una pregunta relacionada y por la otra cara tenemos una explicación desarrollada. También se pueden utilizar imágenes u otros elementos visuales.

A la hora de crear estas tarjetas de estudio vas a tener que hacer un trabajo de detección de conceptos e ideas más relevantes y un importante ejercicio de síntesis de esta información. Por otro lado, son una forma divertida de repasar antes de un examen. Podríamos decir que tú mismo creas un pequeño trivial de aquello que estás estudiando. Interesante, ¿no crees?

¿Te gustaría empezar a hacer tus propias flashcards? En este artículo te explicamos cómo hacer tus tarjetas de estudio e incluso qué aplicaciones puedes utilizar para crearlas y llevarlas en tu móvil: Cómo estudiar con Flashcards.

Técnicas de estudio para memorizar

Una vez que hemos aprendido a tomar apuntes, leer de forma comprensiva y sintetizar la información, llega el momento que todo estudiante teme. Es la hora de memorizar.

A la hora de memorizar podemos poner en práctica diferentes técnicas de estudio: el palacio de la memoria, la técnica Feynman , la técnica SQ4R , las reglas mnemotécnicas o la memorización mediante historias, entre otras. Pero ¿cuál es la mejor técnica para memorizar?

No podemos afirmar que una técnica de memorización sea mejor que otra, no hay unas buenas y otras malas, unas efectivas y otras que no lo son. Todo depende de algunos factores, como por ejemplo el tipo de estudiante, el momento de estudio o la materia que se tenga que estudiar.

Pongamos un ejemplo gráfico. Pensemos en las técnicas de memorización como un traje. Puede ser el más bonito, de excelente calidad y que, tras probarlo dos individuos diferentes, uno compruebe que le queda perfecto y el otro que le sienta fatal. No es un problema del traje sino de quien se lo ha puesto, de su fisonomía, de su estado de ánimo o de para qué quería la prenda.

¿Qué hacer entonces? ¿Cómo saber qué método de memorización sería el apropiado para ti? Simplemente haciendo lo mismo que harías con un traje: probándolo.

Si quieres ampliar información sobre las técnicas de memorización te recomiendo que visites este artículo en el que te explicamos con más profundidad cómo funcionan algunas de las mejores técnicas de memorización.

Las Reglas Mnemotécnicas

Las reglas mnemotécnicas son una serie de técnicas de memorización basadas en la asociación mental que facilitan la memorización de conceptos e información. Esta forma de memorizar por asociación tiene una gran ventaja y es que nos permite memorizar una gran cantidad de datos con menos esfuerzo que si los intentáramos memorizar por fuerza bruta.

Estas reglas mnemotécnicas incluso nos permiten utilizar una cierta gamificación a la hora de memorizar. No nos referimos a jugar a videojuegos mientras se estudia sino en que podemos memorizar a través de canciones, juegos de palabras, haciendo relaciones con ideas absurdas, imágenes, etc. Puede que no te parezca una técnica de estudio seria, pero precisamente estamos destacando esta técnica de memorización porque funciona realmente bien.

La mnemotecnia es capaz de poner en marcha mecanismos cerebrales para retener, de forma sencilla, gran cantidad de información. De hecho, las reglas mnemotécnicas están consideradas desde tiempos ancestrales como un método muy útil para poder recordar un volumen considerable de información a medio o largo plazo.

Existen una gran cantidad de tipos de reglas mnemotécnicas, desde el antiquísimo método Loci hasta el método de las iniciales, pasando por el método de la cadena o la historia creativa. Todas estas técnicas sonmuy útiles a la hora de memorizar y recordar todo tipo de información. Así que si quieres saber más sobre cómo funcionan estas reglas y comprobar lo efectivas que son, haz clic en el siguiente enlace: reglas mnemotécnicas para memorizar mejor y más rápido.

Técnicas de organización del estudio

Puedes ser el mejor estudiante y aplicar diferentes técnicas de estudio a la perfección, pero si no dominas el arte de la organización y planificación del estudio te faltará un pilar importante para ser un estudiante realmente productivo.

El tiempo es limitado, y la organización del tiempo suele ser un aspecto fundamental a tener en cuenta a la hora de estudiar. Si te organizas bien verás como puedes hacer mucho más en menos tiempo.

¿Qué técnicas te recomendamos para organizar tu estudio? En primer lugar, deberías crear tu propio calendario de estudio, ya sea semanal o mensual, y de cara al día a día, una técnica efectiva para aprovechar el tiempo de estudio y mantener la concentración es la técnica de estudio pomodoro.

El Calendario de Estudio

Un calendario de estudio es un calendario en el que quedan reflejadas todas las horas que tienes disponibles para estudiar y la asignación de esas horas al estudio y a las tareas que vas a llevar a cabo en cada asignatura.

Para realizar un buen calendario de estudio deberás tener en cuenta el grado de dificultad de cada materia y cuándo se van a producir los principales hitos de cada asignatura (entrega de trabajos, exámenes, etc.). Teniendo en cuenta esto, deberás asignar más o menos tiempo a cada asignatura.

El calendario de estudio te va a permitir organizarte mejor y optimizar mejor el tiempo que tienes para estudiar. De verdad, la improvisación no es buena compañera. Además, si pones un calendario de estudio en tu vida te va a resultar más fácil crear una rutina de estudio e, incluso, adoptar el hábito de estudio en tu día a día.

¿Quieres mejorar tu organización del estudio? Siempre es un buen momento para empezar. Haz clic en el siguiente enlace para aprender a hacer un calendario de estudio y descargar una plantilla para empezar a organizarte.

La Técnica de estudio de Pomodoro

La técnica de estudioPomodoro es, sin lugar a duda, uno de los métodos de estudio más conocidos por la mayoría de los estudiantes. Pero ¿es esta técnica tan efectiva?

La técnica Pomodoro está pensada como un método de gestión del tiempo de estudio que se basa en la división del tiempo del estudio entre periodos de atención y descansos.

Con esta técnica se consigue, por una parte, tomar mayor conciencia del tiempo que dedicamos a cada tarea y por otra, organizamos el estudio teniendo en cuenta los momentos pico y valle de nuestro cerebro, de manera que aprovechamos los momentos pico para un estudio intenso, seguidos de los momentos valle que utilizaremos para descansar. De esta forma mejoraremos nuestro rendimiento.

Pero ¿cómo funciona el método Pomodoro? La técnica Pomodoro consiste en fraccionar el tiempo de estudio en bloques de 20 a 30 minutos de intensa actividad (cada bloque de estudio lo llamamos pomodoro), que deberán ir alternándose con pequeños descansos de 5 minutos. Cada cuatro bloques de estudio o pomodoros tomaremos un descanso mayor, de unos 20 a 30 minutos.

¿Te gustaría saber cómo aplicar la técnica de estudio pomodoro y qué Apps puedes utilizar para ello? Te animamos a que visites nuestro artículo: La Técnica Pomodoro.

Como ves, hay multitud de técnicas de estudio diferentes. Hoy hemos querido mostrarte las que, a nuestro entender, son las más relevantes y efectivas para mejorar tanto la calidad de tu estudio como tu rendimiento.

Ahora te toca a ti. En tu mano está el ponerlas en práctica y convertirte poco a poco en un mejor estudiante, mejorando tus resultados, y sobre todo, confiando más en lo que puedes conseguir. ¡Mucho ánimo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *